Tarea 2

Desarrolle una apreciación personal sobre la relevancia para el escenario iberoamericano de las propuestas generadas desde la Unión europea y referidas al mundo del trabajo en autores como Lipietsz. Considera usted significativos los aportes conceptuales que desarrollan para la comprensión de la situación en la región.

Anuncios

11 comentarios en “Tarea 2

  1. ANALIZAS DEL MUNDO DEL POSFORDISMO
    ALAIN LIPIERZ
    ALUMNA KAREN INGA HERRERA
    Primero cabe resaltar que el POSFORDISMO nace del taylorismo, el fordismo apareció en el siglo XIX promoviendo la especialización, la transformación del esquema industrial y la reducción de costos. A diferencia del taylorismo, no se logró a costa del trabajador sino a través de una estrategia de expansión del mercado. El taylorismo buscaba justificar los abusos de las empresas hacia los obreros que laboraban en las grandes empresas ahora al paso el tiempo justamente la revolución industrial aparece el POSFORDISMO tomando como antecedente al taylorismo donde el trabajo es completamente mecanizado, donde la especialización de cada obrero seria específicamente especializado para realizar solo una acción. Ahora el POSFORDISMO puede ser una estrategia para alcanzar objetivos productivos si pero la pregunta es, si esta siendo considerada actualmente en las empresas por que muchos sabemos que el trabajo muerto a incrementado y el trabajo vivo a disminuido pero sigue prevaleciendo como podemos garantizar un puesto laboral cuando a cada mes se implementan nuevas tecnólogas y nuevas aplicaciones para fortalecer una excelente productividad y una rentabilidad. En donde el costo de las capacitaciones en nuestro país son más altos que el sueldo mensual que recibimos, como es que estaríamos a la par con esas nuevas implantaciones con esos nuevos criterios para lograr competir en un mercado laboral donde las oportunidades son muy escasas.

  2. Por: LOURDES MELISSA HERRERA FLORES
    Hablemos del Fordismo, son etapas del capitalismo moderno que abarcan desde la década de 1940 hasta la década de 1970, la denominada edad dorada del capitalismo, caracterizada por la existencia de empresas de producción a gran escala, con métodos de producción tayloristas, una alta división del trabajo y el crecimiento de los créditos al consumo. Los métodos de producción fordistas fueron aplicados por primera vez en la compañía Ford Motor, en Detroit, en 1913 bajo la dirección de Henry Ford, y se generalizaron con toda rapidez al resto de las industrias. La definición en sentido estricto del fordismo se ha ampliado para abarcar una serie de aspectos que permitieron que el capitalismo tuviera un comportamiento estable durante esta etapa; estas normas no sólo tratan de la organización de los procesos productivos (sobre todo de la organización del factor trabajo), sino que también analizan los objetivos productivos y los métodos para resolver conflictos laborales.
    El método de producción fordista implica la combinación del taylorismo con la creciente mecanización de grandes empresas con muchas líneas productivas, asociadas con la aplicación de la cadena de montaje, la selección uniforme de los componentes y de los productos finales. El taylorismo, basado en el principio de la ‘administración científica’ desarrollado por Frederick Winslow Taylor, puede considerarse como la racionalización de los procesos productivos al diferenciar las tareas de creación y ejecución, o lo que es lo mismo, al dividir la organización de la producción (directivos, ingenieros, entre otros) de las tareas mecánicas, asegurando un mayor control de la producción por parte de los gestores. Así, los aspectos mentales quedan separados por completo de las tareas manuales. Esto constituyó una ruptura total con los métodos de producción del pasado, cuando la producción se organizaba en función del tipo de artesanía y los artesanos creaban, organizaban y completaban las tareas manuales. Los movimientos sindicalistas se opusieron a los cambios que implicaba el taylorismo, pero los aceptaron a cambio de recibir un mayor porcentaje de las ganancias de productividad derivadas de la racionalización e intensificación de los procesos productivos.

  3. EL MUNDO DEL POSTFORDISMO
    ALAIN LIPIETZ
    Analisis realizado por: Diaz Lindo, Oscar Màximo.
    El Postfordismo es el periodo posterior al fordismo en el cual se consolida a la tecnología como base de los procesos productivos y permite globalizar la producción y concentrar la valorización en pocas manos a través de la operación de empresas multinacionales, las nuevas regulaciones de los estados nacionales se ponen al servicio de los intereses de la red de capital global y nuevas instituciones emergen para regular la acumulación y operación del capital a escala global buscando cada vez más romper las barreras existentes, sin importar imponerse sobre paises tercermundistas, el presente texto nos muestra entonces como hasta la actualidad se mantiene esta forma de trabajo, el cual engañosamente busca que los paises industrializados como tal es el caso de EEUU, Alemania y Japon sigan acumulando en sus arcas dinero con el trabajo explotado de muchos obreros en las empresas y como lo diria nuestro autor , con una taylorizacion primitiva y fordismo periferico que se sigue manteniendo vigente y que aun maquillado con la idea de “flexibilidad”, “identidad”….. sigue manteniendo un abismo entre nuestras economias.

  4. Como sistema de reglas de juego (o como forma de regulación), el fordismo implicaba una contractualización a largo plazo de la relación salarial, con límites rígidos en los despidos y una programación del crecimiento del salario referenciado a la evolución de los precios y a la productividad general. Además, una amplia socialización de los beneficios a través del Estado de Bienestar aseguraba una renta permanente a los trabajadores asalariados.

    La demanda, en el modelo fordista, era, pues, atraída por los salarios del mercado interior de cada país capitalista avanzado, tomado separadamente. El apremio exterior estaba limitado por la coincidencia del crecimiento en los diferentes países, por la importancia limitada del crecimiento del comercio internacional en relación al crecimiento de los mercados internos y por la hegemonía de la economía de EE.UU.

    La primera y más evidente razón de la crisis apareció “del lado de la demanda”. La competitividad se iguala entre EE.UU., Europa y Japón. La búsqueda de economías de escala inducía a una internacionalización de los procesos productivos y de los mercados entre países desarrollados. El crecimiento del precio de las materias primas importadas del Sur (sobre todo el petróleo) animó la competencia en las exportaciones a comienzos de los años setenta. En fin, las empresas de los países fordistas buscaron cada vez más evitar las reglas salariales subcontratando la produccion en los países no fordistas, “socialistas” o “en vías de desarrollo”. La regulación del crecimiento de los mercados interiores a través de la política salarial quedaba entonces comprometida por la necesidad de equilibrar el comercio exterior.

    Frente a esta crisis del “lado de la demanda”, la primera reacción de las élites internacionales fue claramente keynesiana. La idea principal era coordinar el mantenimiento de la demanda mundial. Sin embargo, a finales de los años setenta, aparece un límite mayor: la caída de los beneficios. Se debió a una pluralidad de causas del “lado de la oferta”: disminución de la productividad, crecimiento del precio total del trabajo (incluido el salarlo directo del Estado de Bienestar), crecimiento de la relación capital/producto, crecimiento del precio relativo de las materias primas. De donde se deriva el giro hacia las políticas de la oferta… es decir, hacia las relaciones capital/trabajo.

  5. parto por definir el fordismo como una subordinación del trabajo vivo del obrero al ritmo de la máquina industrial, que desde entonces se convirtió en el verdadero ordenador de la vida laboral y en la principal garantía de la disciplina obrera. es como decir tener un supervisor de trabajo. mientras que el postfordismo es considerado como un buen método para asegurar a los directivos el control directo sobre la intensidad del trabajo. Pero más autonomía responsable por parte de los trabajadores directos puede conducir a un principio de organización superior, sobre todo cuando se trata de poner en marcha nuevas tecnologías, lo que supone la implicación de toda la inteligencia de los productores directos y su cooperación con los directivos y los ingenieros. Y tal fue precisamente la vía alternativa escogida por numerosas grandes empresas de Japón, Alemania y Escandinavia.
    Para la comprensión del paso de la era fordísta a la era denominada postfordista, en este texto lipietz parte de la importancia de considerar la ínterrelación entre los elementos que inciden en el desarrollo del modelo de acumulación flexible, dado que los cambios del modelo, no son explicables solamente por los procesos de desindustrialización o reconversión industrial, sino por las exigencias de reestructuración y diversificación integral del modelo de capitalismo. También nos habla o analiza un libre mercado de trabajo en Europa desde el punto de vista regional, ya que lipietz ha considerado a cada nación de la unión europea como un compuesto de regiones; para lo cual se refirió inicialmente un análisis en componentes principales y posteriormente un análisis de grupos que muestran los notables cambios estructurales, así como en qué medida el modelo del empleo estable como patrón laboral está desapareciendo. Asimismo, se indica la necesidad de reformas legislativas en materia de empleo que permitan una menor desigualdad social.

  6. El Mundo del Postfordismo
    Alain Lipietz
    Por: Baca Changanaqui, Paola
    El estudio que hace Lipietz sobre el Posfordismo se basa sobre los nuevos ejes centrales del modelo que lograban revertir la crisis que se presentaba en la producción en cadena Fordista, estos eran principalmente: Flexibilidad laboral y alta rotación en los puestos de trabajo/roles; Estímulos sociales a través del fomento del trabajo en equipo y la identificación transclase entre jefe-subalterno, el Sistema just in time; que revalora la relación entre el tiempo de producción y la circulación de la mercancía a través de la lógica de menor control del obrero en la cadena productiva y un aceleramiento de la demanda que acerca al “stock 0” y permite prescindir de la bodega y sus altos costos por concepto de almacenaje y finalmente la Reducción de costos de planta permite traspasar esa baja al consumidor y aumentar progresivamente el consumo en las distintas clases sociales, sin embargo estos nuevos ejes podían eran aplicados en países industrializados que contaban con el capital para su funcionamiento y países que lograban constituirse como Brasil y Corea del Sur, sin embargo empieza a entrar en crisis debido a la competitividad, y es así que se empieza a buscar a los países subdesarrollados para invertir en ellos y obtener mayor rentabilidad, repercutiendo de manera significativa en ellos, como por ejemplo en la disminución de los costos laborales, en la fragmentación del mercado de trabajo y la individualización de las relaciones laborales entre otras, es decir seguir con un tipo de La taylorización primitiva (o sanguinaria) y un fordismo periférico”, que conllevan a que siga manteniéndose la brecha entre los países industrializados ricos y países tercermundistas pobres.

  7. EL MUNDO DEL POSTFORDISMO
    Alain Lipietz
    FLOR VERÓNICA ORBEGOZO LUNA
    El posfordismo o postfordismo es el sistema de producción que se encontrarían en la mayoría de los países industrializados actualmente, según la teoría que lo sustenta. Se diferencia del fordismo, sistema de producción usado en las plantas automotrices de Henry Ford, en que en estos los trabajadores se encontraban en una estructura de producción en línea, y realizaban tareas repetitivas especializadas. El posfordismo se caracteriza por los siguientes atributos:
    Nuevas tecnologías de información, Énfasis en los tipos de consumidor, en contraste con el previo énfasis en las clases sociales, Surgimiento de los servicios y trabajadores de ‘cuello blanco’. La feminización de la fuerza de trabajo, La globalización de los mercados financieros. Es un buen método para asegurar a los directivos el control directo sobre la intensidad del trabajo. Pero más autonomía responsable por parte de los trabajadores directos puede conducir a un principio de organización superior, sobre todo cuando se trata de poner en marcha nuevas tecnologías, lo que supone la implicación de toda la inteligencia de los productores directos y su cooperación con los directivos y los ingenieros. por una parte, la rigidez del contrato de trabajo; por otra parte, el taylorismo como forma de control directo de los directivos sobre la actividad de los trabajadores. El primer eje se dirige a los aspectos “externos” de la relación salarial, al vínculo entre las empresas y la mano de obra que busca ser contratada y recibir una renta. El segundo eje se refiere a los aspectos “internos”, a las formas de organización y de cooperación/jerarquía en el interior de las empresas.

  8. POR YOVANA VEGA CRUZ

    EL MUNDO DEL POSTFORDISMO
    I. la crisis del postfordismo y sus salidas
    Como principio general de organización del trabajo (o paradigma industrial), el fordismo es el taylorismo más la mecanización. Taylorismo significa: una estricta separación entre la concepción del proceso de producción, que es labor de la oficina de métodos y organización y, por otra parte, la ejecución de tareas estandarizadas y prescritas formalmente. La demanda, en el modelo fordista, era, pues, atraída por los salarios del mercado interior de cada país capitalista avanzado.
    La primera y más evidente razón de la crisis apareció “del lado de la demanda”. La competitividad se iguala entre EE.UU., Europa y Japón. La búsqueda de economías de escala inducía a una internacionalización de los procesos productivos y de los mercados entre países desarrollados. Los países fordistas buscaron cada vez más evitar las reglas salariales subcontratando la producción en los países no fordistas, “socialistas” o “en vías de desarrollo”. La regulación del crecimiento de los mercados interiores a través de la política salarial quedaba entonces comprometida por la necesidad de equilibrar el comercio exterior.
    Frente a esta crisis del “lado de la demanda”, la primera reacción de las élites internacionales fue claramente keynesiana.
    De hecho, las dos doctrinas para salir de la crisis de la oferta pueden ser consideradas como dos ejes de huida con referencia a las dos características de las relaciones profesionales fordistas: por una parte, la rigidez del contrato de trabajo; por otra parte, el taylorismo como forma de control directo de los directivos sobre la actividad de los trabajadores. La primera doctrina propone una evolución de la “rigidez” hacia la “flexibilidad” del contrato salarial; la segunda doctrina, una evolución del “control directo” hacía la “autonomía responsable.

    ¿Hacia dónde van los nuevos países industrializados?.
    En los años setenta aparecen los “Nuevos Países Industrializados Brasil y Corea del Sur son los ejemplos más importantes.
    La taylorización primitiva (o sanguinaria). Referido a la deslocalización de segmentos limitados de ramas industriales fordistas hacia formaciones sociales con tasas de explotación muy elevadas (en cuanto a salarios, duración e intensidad del trabajo, etc), siendo principalmente exportados los productos hacia países más avanzados.
    El fordismo periférico. Como el fordismo, se basa en el acoplamiento de la acumulación intensiva y del crecimiento de los mercados finales
    ¿Hacia una tercera división internacional del trabajo?
    La “primera división internacional del trabajo ilustra la persistencia de la intuición de Adam Smith. Los nuevos centros sólo pueden surgir bajo el respaldo de un monopolio “natural” o artificial.
    La primera división internacional del trabajo (exportaciones manufactureras/exportaciones de bienes primarios, agrícolas o mineros) es una división intersectorial.
    El fordismo periférico, surge una nueva división del trabajo. Hoy en día, un paradigma tecnológico es algo parcialmente transferible, y con bajo coste, de un país a otro. Desde ese momento, los segmentos menos cualificados y mecanizados del proceso de trabajo fordista pueden ser localizados de manera mucho más competitiva en las regiones o los países con bajos salarlos

  9. Por: Ever Mijaíl corpus Méndez
    Lipietz analiza Este nuevo contexto donde se empezaba a desarrollarse una nueva dinámica de la economía mundo centralizado se desplazaba a los países del tercer mundo. Por consiguiente este es un tema que La sociología del trabajo no lo debe de dejar a un lado por que dentro de esta dinámica trae efectos en el mundo del trabajo en un parte en los países altamente industrializados y desde luego en los países periféricos. A este nuevo momento histórico muchos de los investigadores afirmaron que era una nueva división internacional del trabajo, esta nueva concepción de la nueva división internacional del trabajo es limitado debido a que este sostiene principiantemente que existen los países capitalistas para trasformar la materia prima y existen países del tercer mundo o la periferia solo para suministrar la materia primas. Lipietz analiza este nuevo contexto a partir de la posguerra donde fue un contexto en la cual la economía centralizada se empezaba a desplazar a los países del tercer mundo, a este proceso algunos como Luis Alonso Enrique llama la deslocalización de las industrias generando así los nuevos países industrializados (NPI) la cual es uno de los principales objetos de estudio de Lipietz, como antecedente los países industrializados entran en crisis a partir de 1980 es además en este contexto se concretiza a teoría dela dependencia de Cardoso y faleto que sostenía “hay un norte industrial rico y un sur pobre y agrario o minero, por que eso corresponde a las exigencias del capitalismo” pero esta teoría deja de tener importancia en este contexto actual debido a que se esta descentralizando el capital y esta generando nuevos países industrializados este proceso de la deslocalización de las industrias del mundo capitalista tiene efectos perversos en el mundo del trabajo particularmente en los países subdesarrollados. Principalmente Lipietz le atribuye este nuevo contexto el posfordismo en la cuan los efectos dela deslocalización de las industrias arremete contra los países subdesarrollados como una estrategia de acumular mas el capital a favor de la burguesía a nivel internacional. El posfordismo tiene como antecedente al fordismo que fue un modelo de producción que se desarrollo antes de la posguerra este primer modelo de producción fue desarrollado por Gramsci que referirse a los modelos de producción que se desarrolla dentro del modo de producción capitalista. Otro de los contemporáneos de esta investigación es Bordiú la cual a este nuevo modelo de producción lo llama “modo de regulación” para este intelectual este modelo de producción serbia para regular la relación que había entre los capitalistas y los asalariados. Es entonces que al fordismo se le entiende como el conjunto de reglas interiorizadas y de procedimientos sociales que incorporan lo social en los comportamientos individuales, es además La adaptación continúa del consumo de masa a los aumentos de la productividad.
    Es en este contexto que el análisis de Lipietz se centra en la crisis del fordismo que se expresa con el desplazamiento del capital centralizado a los países del tercer mundo generando así los nuevos países industrializados. Este es el principal elemento de estudio de Lipietz considerando además que los efectos negativos que se desarrolla dentro de los (NPI) son evidentes primero como es el saqueo de las riqueza que posee un determinado país poniendo como ejemplo el Brasil que uno de los países que es instrumento de este análisis otra de los efectos son en el mundo del trabajo como nos dice Ricardo Antúnez que este proceso de descentralización de las industrias favorece mayormente a la acumulación del capital a favor de los capitalistas trayendo por consiguiente la contratación de la mano de obra barata e inclusive el trabajador menos calificado es contratado en la peores condiciones y al menor precio esto es uno de los temas la cual Lipietz se pone a analizar al igual que Antúnez.
    Bajo la lógica de “La maquina capitalista utiliza un termostato periférico por que no puede estar cerrado en el centro, el exterior periferia le aporta una mano de obra barata, materias primas y mercado”. Lipietz. Pg.80. con esta afirmación Lipietz nos da a entender que la contradicción que se desarrollaba en el interior del sistema capitalista era inevitable por mas que intentaron de reparar esta grieta después de la posguerra fue cada ves mas evidente es así que en la cual se concretiza la deslocalización de la industrias a esto llama Lipietz la crisis del modelo fordista que era un modelo para regular el modelo de producción solo dentro de los países que tenían en su mayoría centralizado sus industrias. Dentro de este proceso La relación entre el centro y la periferia es un proceso de expansión de la esfera del mercado de los centros manufactureros capitalistas. Que además de tener así un carácter mercantil este proceso favorecía al ensanchamiento del drenaje de la mano de obra en los países del tercer mundo como es La sobreexplotación de la mano de obra. Considerar además que Samir Amin analiza la relación entre los países capitalista y los países del tercer mundo y el mundo del trabajo en la cual le atribuye de a este proceso de deslocalización de las industrias de traer los efectos perversos en la mano de obra de los países del tercer mundo considerando además que este proceso era inevitable ala desarrolla del propio sistema capitalista por La ”periferización” ayuda a moldear la mundialización obligando a esta a ajustarse a esta al desarrollo propio. Como una consideración final a este proceso y sus efectos en el mundo del trabajo son evidentes en su mayoría negativas por ser una estrategia de buscar una acumulación del capital a escala mundial aprovechándose así de la mano de obra barata e inclusive calificada en los países del tercer mundo.

  10. POR: LISSET COSCO CUADROS
    Las clases aparecen como simples instrumentos de fuerzas inevitables, subestimando aspectos subjetivos centrales de los trabajadores y oprimidos que son su creatividad, voluntad y poder de iniciativa. Estos no serían los actores principales, dado que estarían subordinados a los poderes de las ciencias y las técnicas. Si los trabajadores y los oprimidos se auto-organizan bien o mal para resistir y revertir el capitalismo, no tendría un papel relevante, por cuanto lo medular sería el desarrollo de las fuerzas productivas que llevaría de manera inoxerable a la tragedia del capitalismo Convirtiendo al trabajo en una mercancía ,Esta visión determinista y objetivita de la sociedad y de su reproducción incide en la teoría del valor. Conduce a una visión disociada del valor de uso y el valor de cambio, lo que hace que se tenga una percepción neutra del valor de uso. Expresando relaciones sociales capitalistas.
    El capitalista no sólo intenta minimizar el tiempo de trabajo para maximizar sus ganancias, sino que pretende subordinar y alienar a los trabajadores con el fin de que no adquieran una conciencia que promueva la solidaridad evitando la competencia entre ellos, así como impedirles evaluar su verdadero papel dentro de la reproducción de las relaciones sociales capitalistas y, de esa manera, desarrollar maneras creativas de lucha, con el fin de revertir su situación.

    Las relaciones sociales serían las que estarían moldeando a las fuerzas productivas, Estos nuevos razonamientos teóricos se basan en gran medida en que las nuevas tecnologías de la automatización y las comunicaciones, en lugar de debilitar al capitalismo, como lo concebía la teoría del primado de las fuerzas productivas, más bien lo vigorizaría al subordinar aún más a los trabajadores a la lógica del capital visto éste como relación social.
    El desarrollo del capitalismo, que ha fomentado toda una flexibilización del mercado de trabajo, ha promovido no sólo el sector de las comunicaciones, sino igualmente un sector importante de servicios de bajo nivel tecnológico, donde el trabajo femenino desempeña un papel relevante y que está sometido a los efectos más perversos del desarrollo tecnológico que es desigual y combinado en el capitalismo.

  11. POR: HUANES URBANO RICARDO
    Los planteamientos de Lipietz y su forma de analizar el contexto actual de la organización del trabajo postfordista, revelan “en si” los nuevos caracteres que tiene que adoptar el actual sistema económico, en donde las relaciones capital-trabajo han dejado de tener su relación intrínseca, – en ese aspecto Bauman es claro al señalar la ruptura primogénita de capital-trabajo- convirtiendo al trabajo en una mercancía, por ello la avidez, para que los países tercermundistas asuman la “flexibilidad” como un medio para alcanzar el desarrollo y progreso. Es decir al separar el valor de uso y el valor de cambio, subordinando el primero al segundo, se constituye el interés de la humanidad por la mayor producción de capital; como lo diría Ricardo Antunes.
    ¿Pero como se han constituido las actuales relaciones en el mundo del trabajo en Iberoamérica?; para explicar detalladamente este aspecto habría que remontarse a la época del surgimiento del capitalismo y la invasión de América –este aspecto lo abordare a grandes rasgos- dicha explicación no solo se dan en el aspecto económico, sino que influyen aspectos cultural, sociales y antropológicos; para resumir utilizare una cita de Marx: el capitalismo viene al mundo chorreando lodo y sangre, en ello se resume como el capitalismo expropia a la periferia para que se cree el capitalismo en Europa –no es el único, pero si uno de los mas importantes factores- y donde se establecerían las relaciones de dominación, colonización que se ha mantenido hasta la actualidad.
    Entonces cuando el fordismo entra en crisis y el modelo toyotista asume un rol protagónico, así como las políticas keynesianas van darle importancia a la intervención del estado, en los países latinoamericanos el modelo económico primario exportador va ser cambiado por uno de sustitución de importación, pero en estos países lo que se va aplicar es las nociones cepalianas, reproduciendo algunos rasgos de los modelos tayloristas y fordistas, a esto se le va a sumar las actuales características friedmanianas de la “flexibilidad laboral”.
    Cuando Lipietz se enfoca en Iberoamérica establece dos categorías que tienen relevancia en la actualidad para definir la organización del trabajo; me refiero a la “taylorización primitiva” y el “fordismos periférico”, que van generar que ciertos sectores medios que interfieren en el proceso de producción obtengan ganancias, pero van a dejar a una gran masa de asalariados sin este beneficio. Por ello la coexistencia del fordismo se da en algunos segmentos de los países latinoamericanos, pero el que más relevancia tiene es el taylorismo primitivo, que sirve como organización del trabajo principalmente a sectores informales que buscan acumular capital a través de la explotación de sus trabajadores.
    Una visión global apunta a que los países que están excluidos de lo que se denomina NPI (nuevos países industrializados), mantengan su condición y se limiten a asumir las nuevas formas de organización de trabajo que se dicten, estas mismas relaciones se reproducen dentro de las relaciones en los países iberoamericanos, ya que los actuales modelos económicos -salvo algunos países- se orientan a profundizar la “flexibilización laboral”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s