“El ‘presente’ de la universidad son las redes y la acreditación”. Fuente: Perú 21

“El ‘presente’ de la universidad son las redes y la acreditación”

Fuente: Perú 21
http://peru21.pe/impresa/noticia/presente-universidad-son-redes-acreditacion/2009-12-17/263507

Ramiro Jordán es el fundador del Consorcio Iberoamericano de Ciencia y Tecnología en la Educación (Istec), organismo que promueve la investigación científica a través de redes. Estuvo en Lima, invitado por la PUCP, para lanzar la Maestría en Procesamiento de Señales e Imágenes Digitales.

“Desde los 12 años yo sabía que iba a ser ingeniero electrónico. Reparaba tocadiscos, licuadoras… Además, venía de un país pobre donde, por ejemplo, conseguir un teléfono era una proeza. Entonces, yo me decía: ‘Cómo vamos a salir de la pobreza, cómo vamos a comercializar nuestros productos, si ni siquiera tenemos un teléfono’. Eso me animó a ser ingeniero”. Así se define Ramiro Jordán, un ingeniero electrónico boliviano con pasaporte gringo que ha fundado el Consorcio Iberoamericano de Ciencia y Tecnología en la Educación (Istec), una red que promueve la ciencia y busca cortar las brechas académicas y tecnológicas que se dan entre el Primer Mundo y nuestros países.

¿Es cierto que las ciencias, las ingenierías, viven una crisis?
Es un problema generalizado que afecta, también, a Estados Unidos. Hay un déficit de científicos e ingenieros. Esta crisis empieza en los 80, con los yuppies y la glorificación del dinero rápido a través de la especulación. Los jóvenes eligen otras carreras. Parte de la culpa también la tenemos los ingenieros, pues tenemos una apatía por la política: en Estados Unidos, de los 535 parlamentarios, solo dos son científicos. Estados Unidos está perdiendo competitividad porque hay más abogados que ingenieros, y los abogados generan pleito y no riqueza.

En la mayoría de nuestras universidades no se investiga…
Así es. En América Latina hay excelentes pregrados, pero se ha degenerado la idea de un posgrado: aquí, la gente cree que son cursitos especializados de una semana o dos. Eso es desarrollo profesional, no es posgrado.

Hay una sobreoferta de universidades, la mayoría con poca calidad.
Es un fenómeno mundial. Ahora abundan las universidades privadas que son una estafa, pues se le otorga un grado académico a quien no lo merece y que, además, va a actuar de forma mediocre en el ejercicio de su labor. A la vez, en las universidades públicas latinoamericanas se da otro fenómeno nocivo: la ‘autonomía’. Las universidades europeas, americanas, son autónomas… pero rinden cuenta. En América Latina, la autonomía significa entregar dinero y, luego, no dar explicaciones a nadie. Eso se llama política, y no academia.

¿Quiénes deben establecer las políticas que promuevan la ciencia y la investigación?
La solución es vieja: es el famoso triángulo de Sábato, es decir, la confluencia de la industria, el Estado y la academia. Sin embargo, nos hemos olvidado de la cuarta pata de la mesa: la sociedad civil. Ahora, con la Internet, esta sociedad civil es más compleja, está globalizada.

Para hacer ciencia se necesita dinero. ¿Cómo superamos la brecha de inversión, de recursos, de laboratorios que separan a nuestras universidades con las americanas, las chinas o las europeas?
Lo más lindo que ha ocurrido a partir de Internet es que se está trabajando y pensando en redes. Se están formando uniones entre universidades; consorcios entre universidades y empresas. Esta es la filosofía y el método de trabajo del Istec, que integran 150 universidades y empresas de 28 países de Iberoamérica y EE.UU. También participan la OEA, la CAF y el BID.

¿Cómo trabajan?
En red: compartimos laboratorios, movilizamos alumnos y profesores –no solo hay que navegar en Internet, hay que conocer el mundo–, promovemos la doble titulación –es decir, que un alumno reciba, a la vez, un grado académico de dos universidades de dos países distintos; por ejemplo, ahora trabajamos uno con la PUCP–. Hace 19 años, cuando llegué a Nuevo México, no había ningún alumno latinoamericano: ahora hay 500. Redes, acreditación y dobles títulos no es el futuro, es el presente del mundo académico. Algo más que permiten las redes es uniformizar currículas; así, los estudiantes peruanos estudiarán lo mismo que los de España o EE.UU. Si no uniformizamos los contenidos de los cursos, las universidades se harán obsoletas. Y sin universidades habrá más crisis.

¿Qué es la acreditación?
Es como un ISO. Una universidad no es buena solo porque lo dice. Debe acreditarse. La acreditación significa cumplir con estándares internacionales que garanticen la calidad de una carrera. Los países anglosajones firmaron el Acuerdo de Washington, que establece los estándares a seguir. Hay instituciones independientes que se encargan de listar los requisitos específicos que las universidades deben cumplir.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s