Acuerdo, lejos de expectativas

Los países industrializados, con los EEUU a la cabeza, no fijaron sus objetivos de reducción de gases con efecto invernadero


Copenhague. La Conferencia sobre el clima organizada por las Naciones Unidas en la ciudad danesa de Copenhague concluyó ayer con un acuerdo de mínimos promovido por los países ricos y el rechazo de las delegaciones de Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Sudán.

Tras debatir durante la noche del viernes y la madrugada de ayer, la presidencia de la conferencia anunció que había “tomado nota” del acuerdo de Copenhague, y que incluirá en su encabezamiento una lista de los países contrarios al texto.

Esta figura, “tomar nota”, permite levantar los obstáculos a la aplicación del acuerdo ante la imposibilidad de una adopción consensuada por los 193 países, presentes en la cita, explicó el director de la ONG estadounidense Unión de Científicos Comprometidos, Alden Meyer.

El texto fue cerrado el viernes, luego de intensos movimientos diplomáticos, por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama en una reunión con unos 30 jefes de Estado y finalmente con la China, la India y Sudáfrica bajo mediación del Brasil.

Y aunque todos los grupos regionales estaban representados en la reunión, algunos países se sintieron excluidos porque el acuerdo fue anunciado antes de que el documento fuera conocido por todas las delegaciones.

El texto aprobado, de carácter no vinculante, está muy lejos de las expectativas generadas en torno a la mayor reunión sobre cambio climático de la historia, y no fija objetivos de reducción de gases con efecto invernadero.

Sin embargo, sí contempla la entrega de un total de $10 000 millones entre 2010 y 2012 para que los países más vulnerables afronten los efectos del cambio climático, y $100 mil millones anuales a partir de 2020 para mitigación y adaptación.

También establece que el alza de la temperatura media del planeta deberá quedar por debajo de los 2°C, sin especificar los mecanismo para lograrlo. (EFE-AFP)

ALBA dice no al acuerdo

El presidente venezolano, Hugo Chávez, reafirmó ayer que la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) no reconoce el acuerdo adoptado en Copenhague porque fue mal elaborado a última hora. Chávez explicó que el documento salió “de la nada” y fue redactado en una reunión turbulenta, en la que solo participaron algunos países. El mandatario contrastó la “poca transparencia” de la cumbre sobre cambio climático con la “total transparencia y apertura” que caracterizó a la XIV cumbre de la ALBA celebrada el pasado fin de semana en La Habana, la cual añadió fue “todo un éxito”. (EFE)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s