“La crisis económica nos volverá más cautelosos”. Entrevista a John Harry Goldthorpe. Fuente: SINC

John Goldthorpe, sociólogo y miembro de la Academia Británica de humanidades y ciencias sociales

John Harry Goldthorpe, el sociólogo británico emérito en el Nuffield College de Oxford que investigó por primera vez la movilidad social, ha presentado en Madrid una reedición de su obra De la sociología: números, narrativas e integración de la investigación y la teoría con la que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) abre su nueva colección de Clásicos Contemporáneos. El autor de la tesis del aburguesamiento de la clase obrera explica a SINC sus investigaciones.

SINC // EVA RODRÍGUEZ. Comunidad de Madrid. 17.09.2010 15:40

 

John Harry Goldthorpe. Foto: SINC.

Es precursor del estudio de la tesis del aburguesamiento de la clase obrera y de la teoría de la elección racional aplicada a la explicación de los fenómenos sociales, ¿cómo puede afectar una crisis económica como la actual a la estratificación social?

Como intento explicar en mi libro, no creo que los sociólogos deban asumir la versión particular de la teoría de la elección racional que defienden los economistas y que se basa en una información perfecta y con capacidad de cómputo infinito. Yo hablo de una “teoría de la acción racional”, es decir, una teoría basada en la acción de unos actores “delimitados” por la racionalidad. Según esta teoría, la gente tiende a actuar de la mejor manera posible para lograr sus objetivos dentro de un entorno. Tolstoi escribió (en el inicio de Ana Karenina): “Todas las familias felices son felices de la misma manera; todas las familias infelices son infelices de diferentes maneras”. Del mismo modo, “todas las acciones racionales son racionales de la misma manera; todas las acciones no racionales son no racionales de diferentes maneras”.

Esta teoría se puede aplicar a las actuales condiciones económicas, al igual que en épocas anteriores. La principal diferencia es que, como las desigualdades económicas y sociales han aumentando, también lo hará el grado en el que los individuos ven limitadas sus opciones, racionales o no. Asimismo, como las condiciones económicas son cada vez menos predecibles, será más difícil actuar de forma racional y los individuos se volverán más cautelosos y con mayor “aversión al riesgo”.

El libro que acaba de presentar traducido al castellano se define como “una guía para hacer buena sociología”, ¿a qué se refiere por “buena”?

Mi libro no es una guía de cómo hacer buena sociología en un sentido estricto, es decir, no es un libro sobre cómo diseñar la investigación, analizar los datos, los informes o cómo redactarlos. En él trato de determinar los requisitos metodológicos generales que toda sociología debe tener, y también intento indicar qué estilo de sociología cumple estos requisitos. La pauta básica de toda sociología es que sigua una “inferencia lógica” (la misma lógica de movimiento entre la evidencia y los argumentos), tal y como sucede en cualquier ciencia. En sociología, este requisito se cumple mejor mediante un trabajo cuantitativo, es decir, con encuestas o datos numéricos analizables mediante métodos estadísticos. El trabajo cualitativo, propio de la sociología histórica o la etnografía, no ha desarrollado en la misma medida métodos explícitos que reflejen esta lógica.

¿Cuales con las dificultades que se encuentra un sociólogo a la hora de estudiar esta disciplina en comparación con otras ciencias?

La sociología, especialmente en mi país (Reino Unido), no está basada en la investigación. Es más bien una cuestión de “escribir libros sobre libros”. Un ejemplo es la interpretación sin fin de Marx, Durkheim y Weber o las historias y comentarios sobre las diferentes Escuelas de sociología. En otras palabras, lo que entienden como sociología está mucho más cerca de la sociología que de la sociedad. Las investigaciones tienden a ser mucho más cualitativas que cuantitativas, metodológicamente débiles. Demasiados sociólogos no tienen conocimientos básicos sobre aritmética. Además, lo que pasa por teoría sociológica es a menudo una mezcla de historia de las ideas, filosofía social y, en el mejor de los casos, elaboración conceptual. Pero la teoría no tiene sentido a menos que tenga “poder explicativo”. Por eso me gusta la teoría de la acción racional; trata de explicar por qué ciertas regularidades establecidas en la vida social son como son.

Ha trabajado en las áreas de la estratificación social, la macrosociología, y recientemente en el consumo cultural, ¿en que consisten sus últimos estudios?

Mi trabajo sobre el consumo cultural estudia cómo las jerarquías del gusto y del consumo cultural determinan jerarquías sociales. Por ejemplo, en el caso de las personas de clase alta, ver si es verdad que favorecen a una “cultura de élite” (música clásica y la literatura, la ópera, el teatro o el arte), o si las de menor posición favorecen la cultura popular (televisión, literatura popular, música pop o cine). Mi investigación sugiere que esta visión “consolidada” por sociólogos como Pierre Bourdieu está equivocada y es más compleja. Las élites consumen en todos los niveles, y las clases bajas sólo consumen en los niveles de cultura inferiores. No hay virtualmente una élite “sociocultural”, es decir, individuos que consumen sólo “cultura de elite”.

Y respecto a las desigualdades sociales ¿Por qué persisten pese a las mejoras en la educación y en la calidad de vida?

Las desigualdades sociales persisten incluso cuando los estándares generales de vida mejoran, porque son, en última instancia, desigualdades basadas en las ventajas sociales y el poder. Tienen propiedades de auto-mantenimiento. Por ejemplo, los padres con mayores recursos económicos, culturales y sociales aún pueden utilizarlos para dar a sus hijos “ventajas” educativas, como pagar para que sus descendientes entren en la universidad, comprar casas en las zonas donde existen buenas escuelas o ayudar a sus hijos con su educación, en casa, y con sus contactos.

————————————————-

TESIS DEL ABURGUESAMIENTO DE LA CLASE OBRERA

En los años 60 Jonh Goldthorpe y su equipo llevaron a cabo un estudio sobre la tesis del aburguesamiento (fenómeno que sugiere que la clase obrera ‘rica’ prospera hasta hacerse “más burguesa”) basado en entrevistas a trabajadores de la industria química y automovilística de Luton.

Los investigadores concluyeron que la tesis del aburguesamiento era errónea puesto que estos trabajadores no estaban en proceso de hacerse “más de clase media”. Denominaron su actitud como “instrumental” hacia su trabajo puesto que no aspiraban a ascender de escala social. El dinero que ganaban lo destinaban a adquirir distintos tipos de bienes y posesiones.

———————————————-

TEORÍA DE LA ELECCIÓN RACIONAL

Versión de la teoría del intercambio que tiene sus orígenes en la política económica clásica del siglo XVII. Un enfoque teórico aplicado en ciencias políticas que interpreta los fenómenos políticos a partir de supuestos básicos que derivan de principios de la economía: el comportamiento de los individuos en el sistema político es similar al de los agentes en el mercado, siempre tienden a maximizar su utilidad o beneficio y tienden a reducir los costos o riesgos.

“ACCIÓN RACIONAL”

En filosofía general y en antropología filosófica se llama ‘acción racional’ a aquella acción en la que la persona sopesa consistentemente los medios de los que dispone para alcanzar los fines que se ha propuesto, de modo que pueda lograrlos de la mejor manera posible. En sentido estricto, sólo las acciones conscientes y voluntarias (intencionales) pueden ser acciones racionales.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s