Asalto académico al paso. Por: Mirko Lauer. La República – 20/11/2011

En las humanidades es sabido que quien quiere ser mundialmente leído tiene que publicar en inglés, no importa en qué idioma piense o escriba. La difusión de ideas originales desde el castellano siempre ha sido cuesta arriba en el hemisferio norte. Muchas cuestiones importantes que se pierde el debate de la globalización.
Por eso el descubrimiento de que en su libro Commonwealth (2009) Michael Hardt y Antonio Negri, los célebres autores de Empire (2000), simplemente presentan como suya la idea acerca de la colonialidad del poder desarrollada por Aníbal Quijano ha creado indignación. El sentimiento es que también en el mundo académico el saqueo colonial goza de buena salud.
Este año un artículo de Mark Driscoll en Postmodern Culture hizo sonar la alarma al mostrar cómo un concepto de amplia circulación en América Latina es secuestrado por Hardt y Negri sin la menor referencia a sus orígenes. Driscoll en el título alude a un saqueo de las ideas que circulan por el mundo intelectual.
La idea de Quijano, que también trabajan intelectuales  como Enrique Dussel o Walter Mignolo, es una explicación de la manera en que los efectos de la colonización original siguen organizando al mundo en su conjunto. La colonialidad, pues, no es solo un mal recuerdo del pasado, sino sobre todo un punto clave en la agenda para alcanzar la modernidad.
En su texto Driscoll plantea que el concepto tiene poder explicativo para los intentos contemporáneos de comprender cosas como “el Estado-nación, el capitalismo, la propiedad privada, la familia nuclear heterosexista y el eurocentrismo”. No sorprende que los autores de Empire hayan reconocido su utilidad y lo hayan subido a bordo manu militari.
Sin embargo no se trata de un concepto simple que entregue su sentido cabal con solo mencionarlo, sino de una elaboración compleja, todavía en pleno proceso de desarrollo. Tomar el nombre de la teoría mediante un mero cut & paste constituye una falta de respeto adicional, a Quijano y también a los lectores de Commonwealth.
Quijano viene trabajando la idea en su seminario de la universidad de Binghamton desde 1982, y empezó a publicar trabajos sobre colonialidad y poder desde 1992 (alentado por los fastos del quinto centenario del descubrimiento de América). La reunión de 20 años de trabajos sobre el tema está a punto de aparecer en varios países.
Sin duda hay aquí un asunto de propiedad intelectual, pero la cosa va algo más allá. Al colocar la idea en su obra fuera de todo contexto Hardt y Negri ponen en evidencia su inconsistencia teórica (algo que se les ha hecho notar en varios otros temas de sus libros) y su condición de sujetos colonialistas en el molde clásico.
Nos referimos a que, con mínimas excepciones, como lo ha dicho alguna vez el propio Quijano, en temas teóricos lo que se produce y se publica desde América Latina solo obtiene “legitimidad”, si se lo reapropian los mandarines académicos de Europa y los EEUU. Pero esa reapropiación es cada vez más irritante.
Sin embargo Driscoll nos hace notar que Hardt y Negri no ignoran en su libro a todos los estudiosos latinoamericanos: los que citan sus trabajos si llegan a ser mencionados, como es por ejemplo el caso del académico boliviano y svengali de Evo Morales, su vicepresidente Álvaro García Linera. Más colonialismo del firme.
Visto desde un mirador peruano el asunto tiene un giro adicional, pues Quijano tiene, como sucede también con Gustavo Gutiérrez y algunos científicos, el tipo de reconocimiento en el exterior que al Perú oficial no le interesa mucho. Ser desconsiderado dentro y ahora plagiado afuera es como demasiado.
Estas formas de secuestro o simple plagio directo de texto son más frecuentes de lo que se piensa. A fines de los años 9 0 comentamos aquí mismo cómo Le monde diplomatique de París había alzado con páginas enteras de El mito del desarrollo (1998) de Oswaldo de Rivero.

Lea los comentarios de los lectores

http://www.larepublica.pe/columnistas/observador/asalto-academico-al-paso-20-11-2011

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s