Un juego perverso. Por Sinesio López. La República. Jueves, 05 de septiembre de 2013

Fuente: La República

El problema de la Unmsm, como el de muchas universidades nacionales, no es el Movadef. Este es un solo pretexto para justificar la represión a la mayoría de los estudiantes (de izquierda democrática, progresista e independiente) que protestan contra las autoridades ilegítimas y contra la mediocridad académica que ellas expresan y defienden. El verdadero problema es una camarilla ilegal que se ha enquistado en el gobierno universitario y que quiere mantenerse apelando a fraudes electorales y a métodos mafiosos. Este es el caso del último escándalo suscitado en San Marcos en donde cinco facultades tienen decanos designados a dedo (por el rector) que se niegan a convocar a los consejos de sus facultades para elegir democráticamente a los decanos legítimos, puesto que temen perder.

El problema se agrava cuando algunos de los designados decanos son impresentables en el mundo académico. Este es caso del decano a dedo de la Facultad de CCSS cuyo mérito parece reposar en mantener limpia, esto es, en blanco su hoja de servicios destacados en la docencia universitaria y en la investigación. Al señor Rueda se le conoce como dirigente eterno de una cooperativa en la Unmsm a la que quebró para fundar otra. Rueda es un decano persistentemente ilegítimo que ya tenía esa función antes de las últimas elecciones y cuyo cargo es digitado mensualmente por el rector.

¿Quién sostiene a Rueda además del rector? Parece que el sólido soporte del decano ilegítimo de CCSS es el vicerrector de Investigación cuyo mérito mayor es estar en contradicción con el tema de su función. Menciono el caso de CCSS de San Marcos porque es similar a otros casos que se producen en diferentes facultades sanmarquinas y en otras universidades nacionales.  ¿En estas circunstancias qué hacen los estudiantes? Se organizan, discuten y protestan. ¿Es eso senderismo? No, en lo absoluto. En las últimas elecciones, los estudiantes vinculados al Movadef fueron derrotados (80 votos) por la izquierda democrática (cerca de 500 votos) y por la fuerzas progresistas (cerca de 400 votos).

En esas circunstancias se genera un proceso perverso. Las camarillas mafiosas y las autoridades ilegítimas acusan a los estudiantes (que protestan contra ellas) de senderistas o filosenderistas, la policía ingresó a investigar la infiltración senderista y los medios de derecha parecen solazarse informando de la presencia del Movadef en las universidades nacionales.

Esto puede parecer un inocente juego de palos de ciego, pero en realidad expresa una política pérfida: una coalición práctica entre las camarillas ilegítimas de las universidades y la derecha, una propaganda gratuita al Movadef, un manoseo torpe y a la vez complaciente de la policía y una represión de los estudiantes que luchan contra las camarillas mafiosas y contra el Movadef. Esta es la verdad de la milanesa.

Se espera que la nueva ley universitaria acabe con las camarillas mafiosas enquistadas en algunas universidades nacionales y asociativas. Esto exige respetar la autonomía universitaria violentada por la propuesta de la Superintendencia de Universidades. La mantención de esta en la nueva ley brinda armas a las camarillas que buscan perpetrarse en el gobierno de algunas universidades.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s