Ensayo para el examen parcial 2013 – 2

Estimad@s tod@s.

Usted puede completar las tareas desarrolladas en el Examen Parcial enviando el enayo correspondiente y solicitado.

Muchas gracias por participar.

Atentamente

Luis Miguel Arias
Profesor de Sociología del Trabajo
Escuela de Sociología
FCCSS – UNMSM

“Aún quedan 14 millones de niños que trabajan en Latinoamérica”. Por: Alejandro Rebossio. El País. 14 de junio de 2013

Fuente: Blog de Economía de Alejandro Rebossio. Diario El País de Madrid

 “Aún quedan 14 millones de niños que trabajan en Latinoamérica”

La sociólogo y politóloga venezolana Elizabeth Tinoco lleva 22 años trabajando en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y dos como directora del organismo para América Latina y el Caribe. En tiempos en que llegan jóvenes españoles buscan empleo de este lado del mundo, Tinoco evaluó el panorama regional desde Ginebra, donde la OIT está celebrando su periodo anual de sesiones. También se refirió al flagelo del trabajo infantil, cuyo día mundial se recordó el martes pasado.

P. -Latinoamérica crece este año menos de lo esperado y hay salida de capitales de los mercados emergentes en general.

R. -La expectativa de crecimiento está desciendo un poco. En diciembre pasado, era del 4% para este año. Algunos optimistas hablan ahora del 3,6%. Otros, del 3,2%. Pero esto todavía no está afectando el empleo. Si la región continúa manteniéndose con un crecimiento por encima del 3%, el desempleo va a ir disminuyendo. El año pasado acabó en el 6,4%. Este año la expectativa es que disminuya al 6,2%. Pero lo más importante es que se genere empleo formal con mayor vigor, y que no siga creciendo la informalidad.

P. -¿Por qué baja el desempleo?

R. – Hay países que están creciendo por encima del 3% de manera sustantiva, como Panamá, al 10%. Tenemos otros que crecen en una dimensión considerable, del 5% o 6%. Y hay países que crecen con una tasa más baja que en los años anteriores a 2008/2009, como Brasil.

Tinoco

P. -¿Cómo se disminuye el empleo informal?

R. –Si la región continúa creciendo al 3% o 4% anual, va a tomarse 55 años para disminuir la informalidad. De lo que se trata es de tomar medidas de incentivo a la formalización.

P. -¿Cómo?

R. –Algunos países han comenzado a tomar medidas interesantes. Una de las medidas ha sido privilegiar inversiones públicas con más empleo de calidad y estable. Brasil ha creado un ministerio para las pymes para tomar medidas que puedan facilitar procesos administrativos y tributarios e incentivar el crédito. Las pymes en la región generan más del 70% del empleo, pero su mortalidad es alta. En parte es por falta de articulación productiva con las cadenas de valor que les permitan acceder a mercados de exportación. Otro tema fundamental es la inspección del trabajo porque eso permite minimizar un tipo de informalidad. Hay muchos tipos: está el empleo informal dentro de la economía formal, la informalidad de trabajadores independientes, que es elevada, y la informalidad del trabajo doméstico, que es importante. Hay múltiples dimensiones en la informalidad, a las que hay que ver con distintas ópticas para avanzar la protección social, la calidad del empleo, el respeto de los derechos laborales y sistemas de protección ante el desempleo.

P. -Hay empleo formal que no es de calidad.

R. -El problema de la región es cómo avanzar, y ésa es la mirada de los gobiernos, en el empleo de calidad. Eso está asociado a la productividad, pero también a la articulación mayor entre el sistema educativo y la demanda del mercado laboral. En la región tenemos un nivel de productividad más bajo que en otras. No hay una política estratégica de inversión tecnológica, innovación, formación profesional, diversificación productiva, mapeo de cuáles son los sectores que en el futuro puedan tener mayor participación en el PIB y atraigan mayores inversiones extranjeras, públicas y privadas nacionales. Son medidas que si se dan con un sentido estratégico, con una política para la incorporación de los jóvenes, van a contribuir a un desarrollo equitativo y sustentable. La articulación de los salarios y la productividad es fundamental. Los salarios sirven de redistribuidores de los ingresos. Lamentablemente, la región sigue siendo la más desigual del mundo.

P. -La región ha crecido por la bonanza de las materias primas, sector que no crea mucho empleo y que derrama en otros de baja productividad, como construcción y comercio. ¿Qué ocurre si siguen bajando los precios de esos productos básicos?

R. –El gran problema es nuestra dependencia de las materias primas. Si la región está viviendo un momento de oportunidades, y no lo aprovecha para impulsar una diversificación productiva, en el futuro va a verse afectado el crecimiento económico.

P. -¿Esa diversificación se hace con libre comercio, como la Alianza del Pacífico, o con protección del mercado interno, como Mercosur?

R. –Con ambas cosas. El fortalecimiento del mercado interno es fundamental, máxime cuando Europa no tiene la misma capacidad de importación de productos. Para fortalecer el mercado interno hay medidas específicas: hay que elevar la capacidad adquisitiva de la población a través del salario y de incentivos como los que han estado tomando, gracias a los espacios fiscales, muchos de los países, como las transferencias condicionadas (subsidios a las familias pobres cuyos padres deben enviar a sus hijos a la escuela y a controles sanitarios). Estas medidas son las que van a permitir que la clase media, que ha experimentado un crecimiento importante, mantenga su capacidad de consumo. La apertura hacia otros mercados internacionales, como Asia y África, o la integración productiva con ellos van a continuar irradiando el dinamismo del mercado interno.

Tinoco

P. -¿Y si la demanda interna va a productos chinos?

R. –Latinoamérica no está produciendo tantos productos. Por eso, la necesidad de diversificación. La industria manufacturera es una de las que más ha bajado. Los sectores con mayor dinamismo son la construcción y los servicios, como el turismo, los hoteles y los restaurantes.

P. -¿Qué países están haciendo bien la tarea laboral?

R. –En reducción de la informalidad hay países que han tomado medidas importantes que han permitido reducirla a un nivel acelerado, como Uruguay y Brasil. Hay otros en los que supera el 70%, como Honduras y Paraguay.

P. -¿Cuáles se destacan en bajar el paro y subir salarios?

R. -En aumento de salarios, Brasil ha tenido una política específica que ha servido para paliar los impactos de la crisis mundial (2008/2009). Perú ha mejorado su tasa de desempleo con políticas específicas. Hay países con un pequeño incremento en el desempleo.

P. -¿Cuál?

R. –Colombia, Jamaica.

P. -Entre las siete principales economías de la región, solo Colombia supera el 10% de desempleo.

R. –Exactamente.

P. -Entre esos siete, el único donde el salario mínimo real (ajustado por inflación) bajó en los últimos diez años ha sido México. Algunos analistas dicen que ahora México puede competir con China, pero otros consideran negativo competir por salarios bajos.

R. –México va a tender a aumentar su salario mínimo real. En la mayoría de la región, hay una tendencia de superar esa etapa de la competitividad con base en los salarios. América Latina está en una concepción de la competitividad con base en la productividad y otras variables.

P. -¿Qué le diría a los jóvenes españoles que quieren escaparle al paro viniendo a Latinoamérica?

R. –La tasa de desempleo juvenil en España ronda el 53%, es elevadísima. Es natural que los jóvenes busquen oportunidades donde ven que se abren, como en América Latina. Los jóvenes con una formación elevada, de tercer o cuarto nivel, van a encontrar espacios importantes en la región. La región sigue demandando todavía mano de obra y demanda una cualificación técnica mayor a la que está formando. Los gobiernos de América Latina deben avanzar hacia un sistema educativo no del pasado sino moderno y para el trabajo, el desarrollo sostenible, la economía verde.

P. -¿Qué otras fortalezas y debilidades tiene la región?

R. -Un desafío pendiente es el fortalecimiento del derecho laboral, sobre todo la negociación colectiva, que es importante porque contribuye a generar mayores posibilidades en la capacitación y la negociación salarial. Algunas legislaciones no la contemplan. Es un instrumento importante en empresas y sectores para los acuerdos que contribuyan al dinamismo de la propia compañía, a incrementar la productividad. La inspección es otro déficit. En la medida en que haya una inspección laboral más calificada, y que las condiciones de trabajo sean las apropiadas y se respeten las reglamentaciones, habrá mayores posibilidades para articular el incremento de la productividad.

P. -¿Y fortalezas?

R. -Una es la coyuntura. Se están creando espacios de diálogo importantes, espacios de integración importantes, intercambios comerciales entre los países, que antes nunca se habían visto y que generan empleo. La mirada de la región está siendo más hacia adentro, como nunca se había visto, pero con articulaciones comerciales hacia afuera. Esto va generando una mayor inclusión y una mirada más equilibrada en términos de reducción de la pobreza y la desigualdad.

P. -La mayor parte de la reducción de la pobreza fue por creación de empleo…

R. –Y de empleo formal. Es un signo de fortaleza importante que las políticas gubernamentales se mantengan decididas en avanzar en este proceso de mayor inclusión social y mayor articulación productiva, que permita cumplir con los desafíos por delante. También el bono demográfico (mayor cantidad de población trabajadora que dependiente, incluidos niños y ancianos) es una fortaleza que hay que aprovechar. Todavía el desempleo juvenil es un tema, triplica la cifra del desempleo de adultos, pero hay políticas que empiezan a ser aplicadas para atenderlo.

Tinoco

P. -Este martes fue el día mundial del trabajo infantil. ¿Cómo está Latinoamérica?

R. –Ha habido avances en la lucha contra el trabajo infantil. Hay expresiones de voluntad política para abordarla, y hay conciencia en la sociedad civil. Pero no podemos bajar la guardia y necesitamos insistir y ser creativos, porque el trabajo infantil constituye una violación inaceptable de los derechos de niños a ser niños. Cuando las niñas y niños trabajan en vez de ir a la escuela se está hipotecando su futuro al impedir que tengan acceso a las herramientas que necesitarán para conseguir un empleo productivo cuando tengan la edad suficiente, y para ayudar a sus familias a salir de la pobreza. El trabajo infantil es difícil de medir. Los últimos datos nos indican que el número de niños y niñas que trabajan disminuyó en 7 millones entre 2000 y 2008. Pero, según nuestras estimaciones, aún quedan 14 millones de trabajadores infantiles, de los cuales 9 millones realizan trabajos peligrosos o que afectan sus posibilidades de desarrollo. Este año el día mundial contra el trabajo infantil estuvo dedicado al trabajo infantil doméstico. Como se realiza a puertas cerradas, es aún más difícil de medir. En la región, la OIT estima que hay unos dos millones de niños y niñas en esta situación, la gran mayoría niñas.

P. -¿Y el trabajo esclavo?

R. -Es absolutamente inaceptable. Dada su naturaleza ilícita, se realiza en las sombras y es sumamente difícil recolectar estadísticas certeras. En 2012, la OIT produjo estimaciones globales según las cuales en América Latina y el Caribe hay alrededor de 1,8 millones de personas que son víctimas del trabajo forzoso, pero podrían ser más. Es la tercera región del mundo, después de Asia-Pacífico y África, donde están la gran mayoría. En la región el trabajo forzoso se ubica en el medio rural y también en las ciudades, involucra desde el trabajo agrícola hasta el que se realiza en precarios talleres textiles, donde las personas trabajan en condiciones análogas a la esclavitud, sin paga o con pagas miserables, obligados a continuar laborando, y también incluye la trata de personas, y en algunos casos involucra a la explotación para el comercio sexual. Este problema plantea un gran desafío para los gobiernos y nuestras sociedades, en materia de recursos, leyes y medidas punitivas para los delincuentes, combinadas con políticas eficientes y sostenibles.

Anuncios

30 comentarios en “Ensayo para el examen parcial 2013 – 2

  1. En el Perú el mercado laboral infantil se presenta cada vez más alarmante, pero esto no sólo se da en países subdesarrollados ni pobres, sino que también se presenta en países desarrollados de Asia, África y la Unión Europea. Estos niños trabajan sin autorización legal y fuera del marco de una actividad o empresa, prácticamente se parte de un modelo de economía de subsistencia, en donde se dedican al comercio ambulante y la venta callejera.
    Las familias pobres tienen una mayor necesidad de que sus hijos trabajen a fin de obtener ingresos que contribuyen a la supervivencia o ingresos complementarios ya que los padres de los mismos se encuentran a menudo desempleados o subempleados.
    La supervivencia, en países como el nuestro, tiene una mayor prioridad que el desarrollo, y los intereses de los niños trabajadores se miden por la contribución que aporta a la familia y por tanto a su propia supervivencia.
    En el Perú existen 1,6 millones de niños, niñas y adolescentes trabajando, la mayoría de ellos en las zonas rurales del país, y muchos realizando actividades peligrosas y en largas jornadas, como labores en minas, ladrilleras e inclusive siendo explotados sexualmente.
    Con el 80% de ellos trabajando en la economía informal, los niños trabajadores –la mayoría entre los 10 y 14 años, reciben una remuneración igual o menor que el sueldo mínimo y en general, con derechos laborales inexistentes y en empleos precarios.
    Estudios señalan que lamentablemente en los últimos diez años la disminución del trabajo infantil no ha sido significativa.
    Si bien se ha reducido la pobreza, pero el trabajo infantil se ha mantenido prácticamente en los mismos niveles, sin descensos significativos.
    Si bien existe el trabajo infantil peligroso que debe ser erradicado, como en minas, reciclaje y explotación sexual, no se puede cerrar los ojos a la realidad que nos muestra a niños que desarrollan trabajo considerado digno.

  2. Los niños del Perú y del mundo están expuestos a labores que no sólo los alejan de la escuela y la diversión, sino que muchas veces los exponen al peligro debido a las actividades que realizan.
    Arteta reconoció que en América Latina y el Caribe se ha desarrollado un buen trabajo contra el trabajo infantil, pero advirtió que aún falta mucho. “América Latina ha hecho mucho contra el trabajo infantil, pero no podemos caer en la complacencia, porque queda mucho por hacer, estimamos que hay nueve millones de niñas, niños y adolescentes que están trabajando, y estos trabajos deben ser abolidos”
    Unos 110.000 niñas, niños y adolescentes hacen trabajos domésticos en Perú y tienen un alto riesgo de deserción escolar, además de enfrentar diversos peligros, alertó hoy la fundación Terre des Hommes Holanda en Perú.
    “El 62% de los (adolescentes) que tienen entre 14 y 17 años presentan, en promedio, un retraso escolar de dos a cuatro años”
    El 65% de los trabajadores infantiles domésticos de Lima son migrantes, por lo que la modalidad principal es la de “cama adentro”, situación que genera mayores condiciones de explotación, como largas horas de trabajo, que en el peor de los casos pueden extenderse hasta 16 horas al día, abuso físico, emocional y sexual, retraso o deserción escolar”

  3. Hoy en el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, las más recientes cifras respecto al Perú dan cuenta de que de un total de 7,1 millones de niños, niñas y adolescentes de 6 a 17 años, el 23,4% se encuentra trabajando (uno de cada cuatro). De ellos, aproximadamente 832 mil (18,4%) tienen entre 6 a 13 años; es decir se encuentran por debajo de la edad mínima legal de admisión al empleo en nuestro país. ¿Las consecuencias? Ciudadanos que se mantienen y se mantendrán en el círculo vicioso de la pobreza, perdiendo oportunidades de un mejor futuro para sí mismos y para sus familias.

    Sin embargo, desde setiembre del año pasado, el Perú cuenta ya con una estrategia nacional para prevenir y erradicar esta problemática hacia el 2021. El secretario técnico del Comité Directivo Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil, Sergio Quiñones, reconoció que si bien hay una ligera tendencia decreciente, aún se mantiene la alta incidencia de niños y adolescentes trabajando.

    Refiriéndose a datos de la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho) del 2011 –en los que se basa la estrategia-, resaltó que la problemática se enfatiza en el área rural (58,7%), principalmente en el rango de edad entre 6 a 13 años.

    Y aunque el crecimiento económico y las políticas sociales influyen en la búsqueda de reducir las tasas de niños trabajadores, la pobreza sigue siendo uno de los principales factores para que exista el trabajo infantil. Sin embargo, yendo más allá de los números y temas macro, un factor que se mantiene es la tolerancia y percepción social del fenómeno, que hace que este sea visto como normal.

  4. Si bien es cierto que en la última década, aproximadamente, los países latinoamericanos han crecido económicamente, en un rango entre el 3% y 7%, este crecimientoeconómico se basa, principalmente, en la explotación de la materias primas, y el alza que han tenido estos, por la alta demanda de los países asiáticos principalmente China, quienes han sostenido la economía mundial, en un escenario de crisis económica, generada por la burbuja inmobiliaria nacida en los Estados Unidos de América.
    El Perúen este escenario ha sido uno delos principales países que más crecido económicamente, como lo demuestran los premios otorgados a todos los ministros de Economía de los dos últimos gobiernos, lo cual ha permitido vivir en un ambiente medianamente en paz. Pero crecimiento económico no significa desarrollo, todo este tiempo de abundancia económica será nuevamente una oportunidad perdida si es que no se adoptan medidas para desarrollar las manufacturas y de forma primordial las industrias.
    Las mayor parte de las empresas son las denominadas MyPES (medianas y pequeñas empresas), estas empresas generalmente están dedicadas al rubro textil, las que concentran la gran masa de trabajadores medianamente empleados. El problema es que esto trabajadores no cuentan con una estabilidad laboral, tampoco gozan de benéficos sociales, el problema se acrecienta cuando estas condiciones no solo lo tienen los trabajadores de las MyPES, sino también los trabajadores de las empresas transnacionales como el caso de Ripley, donde se ha podido observar, en muchas oportunidades, a trabajadores realizando manifestaciones por un mejor contrato laboral.
    El Estado no hace los esfuerzos por generar políticas que ayuden a los trabajadores a lograr la estabilidad laboral, todo esto en el marco de los Tratados de Libre Comercio, las cuales han demostradosser,algunos de ellos, perjudícales para los empresarios peruanos,y como ejemplo tenemos a los empresarios de Gamarra, quienes se quejaban de Dumping, por parte de los productos chinos.
    Por lo tanto es importante un Estado más activo, como impulsor de la industrialización del país, la cual generara mayores fuentes de trabajo y permitirá el desarrollo de país, de loscontrario será una nueva oportunidad perdida, en al historia del Perúcomo lo fue con la explotación del guano y el salitre.

  5. A nivel mundial se cuenta con diferentes organismos internacionales que aplican instrumentos jurídicos que definen los derechos laborales y del menor. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ratifica en una serie de convenios lo relativo a los derechos del menor en todos los países del mundo, enunciando una serie de postulados aplicables sobre qué es lo que la sociedad debe garantizar a la infancia para proteger sus derechos. Es evidente que existe una relación entre el trabajo infantil y la pobreza, puesto que los niños que trabajan son casi exclusivamente pobres. Pero la pobreza no es la causa del trabajo infantil; el hecho de que la proporción de trabajo infantil varíe dramáticamente entre países de niveles similares de desarrollo económico lo demuestra. En China, por ejemplo, ha habido muy poco trabajo infantil en las últimas décadas, segúnfuentes diplomáticas de EUA, porque tomaron la decisión política de mandar los niños a la escuela. Lo mismo ha ocurrido en el estado Kerala, en la India, que lo ha prácticamente abolido. De estos dos ejemplos se deduce que el trabajo infantil sólo puede existir si es tratado como aceptable cultural y políticamente.
    Según la Fundación Internacional por los Derechos Laborales, en muchos países hay una fuerte tradición de tolerar el trabajo infantil, que se combinan a menudo con prejuicios hacia poblaciones aisladas. El resultado es la expansión de trabajo infantil entre algunos grupos étnicos pobres. De forma similar, actitudes discriminatorias hacia mujeres y chicas pueden reforzar la voluntad de los padres de mandar sus hijas a prostituirse o a servir en casas.
    Los factores de pobreza, tradiciones culturales, prejuicios hacia grupos étnicos, religiosos o raciales, discriminación de las chicas, acceso inadecuado a la educación y búsqueda de mano de obra dócil por parte de los empresarios, han existido desde hace siglos. Lo que es nuevo ahora es la globalización económica.
    Este factor contribuye a incrementar el trabajo infantil debido a la competencia en el mercado global, que hace que todo el mundo busque bajar los costes de producción. Hay otras formas, menos obvias pero igualmente importantes, en que la globalización contribuye al incremento del trabajo infantil.
    En el sureste de Ásia, la urbanización y el empobrecimiento de las economías rurales son factores importantes que empujan a las familias a vender a sus hijas a la prostitución. El incremento en prostitución infantil está ligado al crecimiento del turismo sexual, una manifestación especialmente amarga de la globalización.
    El trabajo infantil es una triste y cotidiana realidad en nuestros paises latinoamericanos, y lo peor es que a veces estamos tan acostumbrados a ello que lo vemos y no nos damos cuenta. ¿Quién no ha tomado en nuestras ciudades los servicios de un pequeño lustrabotas o de algún diminuto cuidador de carros? Pero esto debe cambiar, de hecho hay mucha gente involucrada en este cambio.

  6. Se considera trabajo infantil a la participación realizada de forma regular de toda actividad laboral que involucra a niñas o niños menores de 14 años en actividades laborales, sean remuneradas o no, y que perjudican su salud e integridad física o moral y no le permiten asistir a la escuela, vulnerando sus derechos.

    No todo el trabajo efectuado por niños debe ser clasificado como trabajo infantil que deba ser seleccionado para su eliminación. La participación de niños, niñas o adolescentes en un trabajo que no afecta su salud y desarrollo personal o interfiere con su educación es considerado por lo general como algo positivo. Esto incluye actividades tales como ayudar a sus padres en la casa, asistir en un negocio familiar o ganarse dinero para gastos personales fuera de las horas de escuela y durante las vacaciones escolares. Esta clase de actividades contribuyen al desarrollo de los niños y al bienestar de sus familias; les hace obtener habilidades y experiencia, y ayudan a prepararlos para ser miembros productivos de la sociedad durante su vida adulta.

    El término “trabajo infantil” suele ser definido como el trabajo que priva a los niños, niñas o adolescentes de su infancia, su potencial y su dignidad, y que es nocivo para su desarrollo físico y mental. Se refiere al trabajo que:

    Es física, mental, social o moralmente perjudicial o dañino para el niño, e interfiere en su escolarización:
    Privándole de la oportunidad de ir a la escuela;
    Obligándole a abandonar prematuramente las aulas, o
    Exigiendo que intente combinar la asistencia a la escuela con largas jornadas de trabajo pesado.

    En sus formas más extremas, el trabajo infantil implica niños, niñas o adolescentes que son esclavizados, separados de sus familias, expuestos a graves riesgos y enfermedades y/o abandonados a valerse por sí mismos en las calles de las grandes ciudades, a menudo a muy temprana edad.

    El que una forma particular de “trabajo” pueda ser llamada “trabajo infantil” depende de la edad del niño, el tipo y horas de trabajo desempeñado, las condiciones bajo las que se efectúa y los objetivos perseguidos por los países individuales. La respuesta varía de país en país, así como entre sectores dentro de los países.
    El ingreso prematuro al trabajo es una de las más graves causas y consecuencias de la pobreza pues genera pérdida de oportunidades para nuestras niñas y niños, representa una violación a sus derechos, afecta su salud, seguridad, desarrollo físico, educativo y psicosocial, debilita la demanda y oferta de trabajo decente y daña el desarrollo social y económico del país.

    De forma detallada, las consecuencias del trabajo infantil en los niños y niñas son:

    Sociales y morales:
    Profundiza la desigualdad.
    Viola los derechos humanos fundamentales de la infancia y la adolescencia.
    Acelera el proceso de maduración.
    Impide o limita el adecuado proceso educativo.
    Los enfrenta a un ambiente adulto y a veces hostil.
    Genera pérdida de la autoestima, problemas de adaptación social y traumas.

    Físicas y psíquicas:
    Enfermedades crónicas.
    Dependencia de fármacos.
    Retraso en el crecimiento.
    Agotamiento físico.
    Abusos físicos y psíquicos.
    Picaduras de insectos y animales ponzoñosos.
    Infecciones a causa de químicos.
    Heridas, quemaduras y amputaciones.
    Dolores en las articulaciones y deformaciones óseas.

    Económicas:
    La pérdida promedio de 2 años de escolaridad a largo plazo significa un 20% menos de salario durante toda su vida adulta.
    Pérdida de poder adquisitivo del mercado nacional.
    La pérdida de años de educación se traduce en una calidad inferior del capital humano disponible en una sociedad.
    Incidencia negativa

    Florian zegarra bryam abel
    Bardales navidad diana

  7. es muy importante lo que expone la sociologa Venezolana sobre lo que se refiere al trabajo infantil, ya que nos hace reflexionar en lo que esta sucediendo en nuestro pais. porque creo que no seria correcto analizar el problema de otros paises, sin poder analizar lo que esta sucendiendo en el Perú. el trabajo infantil desde hace varios años fue tipificado como un problema social que obstenta la mayoria de los paises sub desarrollados, tercer mundistas o en vias de desarrollo como quisieramso entenderlos. pero que cosa es el trabajo infantil. sabemos que el trabajo es el Esfuerzo personal para la producción y comercialización de bienes y/o servicios con un fin económico, que origina un pago en dinero o cualquier otra forma de retribución. entonces por deduccion logica trabajo infantil es aquel esfuerzo personal para la produccion y comercializacion de bienes y/o servicios con un fin economico con la unica diferencia que lo realiza un niño. y tambien entender que una cosa es el trabajo infantil y otra muy pero muy diferente la explotacion infantil, creo que no hay que caer en el error de interpretacion. No todas las tareas realizadas por los niños deben clasificarse como trabajo infantil que se ha de eliminar. Por lo general, la participación de los niños o los adolescentes en trabajos que no atentan contra su salud y su desarrollo personal ni interfieren con su escolarización se considera positiva. Entre otras actividades, cabe citar la ayuda que prestan a sus padres en el hogar, la colaboración en un negocio familiar o las tareas que realizan fuera del horario escolar o durante las vacaciones para ganar dinero de bolsillo. Este tipo de actividades son provechosas para el desarrollo de los pequeños y el bienestar de la familia; les proporcionan calificaciones y experiencia, y les ayuda a prepararse para ser miembros productivos de la sociedad en la edad adulta. y creoo que todos en alguna etapa de nuestras vidas de infante emos trabajo y alguno aun lo seguimos haciendo. y claro esta que todos estamos en contra de la explotacion infantil.

  8. es muy importante lo que expone la sociologa Venezolana sobre lo que se refiere al trabajo infantil, ya

  9. es un exelente aporte para conocer mas afondo sobre este tema de mucha importancia

  10. Desde hace varios años, diversos autores han tratado de definir desde diferentes puntos de vista y diferentes perspectivas al maltrato infantil con el fin de buscar una solución al problema y la definición más aceptada hasta ahora ha sido la de Musito y García (1996) en la que se menciona que el maltrato es cualquier daño físico o psicológico no accidental a un menor, ocasionado por sus padres o cuidadores, que ocurre como resultado de acciones físicas, sexuales o emocionales o de negligencia, omisión o comisión, que amenazan al desarrollo normal tanto físico como psicológico del niño”
    2. Tipos de maltrato infantil.
    El maltrato infantil se subdivide en dos grupos:
    1) Pasivo: Comprende el abandono físico, que ocurre cuando las necesidades físicas básicas del menor no son atendidas por ningún miembro del grupo que convive con él. También comprende el abandono emocional que consiste en la falta de respuesta a las necesidades de contacto físico y caricias y la indiferencia frente a los estados anímicos del menor.
    2) Activo: Comprende el abuso físico que consiste en cualquier acción no accidental por los padres o cuidadores que provoquen daño físico o enfermedad al menor. La intensidad puede variar desde una contusión leve hasta una lesión mortal. También comprende el abuso sexual, que consiste en cualquier tipo de contacto sexual con un menor por parte de un familiar, tutor o cualquier otro adulto. La intensidad del abuso puede ir desde el exhibicionismo hasta la violación. El abuso emocional también entra en esta categoría de abuso activo y se presenta bajo la forma de hostilidad verbal, crónica (insultos, burlas, desprecios, críticas, amenazas de abandono, etc.) y el bloqueo constante de las iniciativas infantiles (puede llegar hasta el encierro o confinamiento) por parte de cualquier miembro adulto del grupo familiar.
    Otra forma de maltrato infantil es el caso de los niños testigos de violencia, “cuando los niños presencian situaciones crónicas de violencia entre sus padres. Los estudios comparativos muestran que estos niños presentan trastornos muy similares a los que caracterizan a quienes son víctimas de abuso (Corsi, 1994).
    Respecto a lo que se refiere a las agresiones psíquicas o psicológicas, que están dirigidas a dañar la integridad emocional del niño comprenden todo tipo de manifestaciones verbales y gestuales, así como actitudes que los humillan y degradan pero esto no es lo más grave, pues las heridas del cuerpo duelen pero tienden a cicatrizar pero las heridas del alma –que no dejan evidencia física- tardan mucho más en sanar si es que sanan antes de que se le acumule otra herida más, estas generan sentimientos de desvalorización, baja estima e inseguridad personal, los cuales más tarde pueden manifestarse en violencia social.
    3. Actitudes y creencias hacia el maltrato infantil
    Papalia y Olds (1998) señalan que “Los niños se ven afectados tanto por lo que sus padres hacen como por lo que piensan”, es decir por las actitudes y creencias de los mismos, según este autor señala que “Podemos definir una actitud como una predisposición para responder a un estímulo en particular de una manera particular. Una actitud representa una mayor probabilidad de que una persona reaccione frente a una experiencia o comunicación dadas de una forma en particular en vez de hacerlo en otra forma”(Manheim, 1983).
    La actitud según Morales (1994), tiene tres componentes y son los que siguen:
    Cognitivo: Consta de las percepciones de la persona sobre el objeto de la actitud y de la información que posee sobre él.
    Afectivo: Si la evaluación surge más bien de experiencias intensas, de carácter positivo o negativo, con el objeto de la actitud, el proceso es afectivo. Éste está compuesto por los sentimientos que dicho objeto despierta.
    Cognitivo-conductual: El tercero incluye las tendencias, disposiciones e intenciones hacia el objeto, así como las acciones dirigidas hacia él. Y finalmente es conductual si la evaluación surge de manera gradual de la implicación conductual de la persona con el objeto.
    A las actitudes a veces se les suele llamar creencias pues según Manheim (1983) menciona que las creencias son observaciones de hechos o realidades, no son lo mismo que la realidad sino que representan la forma en que el individuo mira la realidad, la descripción de sí mismo, de su medio ambiente físico y social, la forma en que percibe su contexto, el medio dentro del cuál vive y acerca del cual se forma juicios y valores.
    Con respecto a lo anterior, cabe señalar que no todas las creencias están sujetas a prueba y para ello se señalará a continuación las dos clases de creencias.

    Qué es el Maltrato Infantil?
    Hemos elegido la definición del Centro Internacional de la Infancia de París, que considera que maltrato infantil es “cualquier acto por acción u omisión realizado por individuos, por instituciones o por la sociedad en su conjunto y todos los estados derivados de estos actos o de su ausencia que priven a los niños de su libertad o de sus derechos correspondientes y/o que dificulten su óptimo desarrollo”.
    Existen diferentes tipos de maltrato, definidos de múltiples formas, nosotros hemos seleccionado las siguientes :
    Maltrato físico: Acción no accidental de algún adulto que provoca daño físico o enfermedad en el niño, o que le coloca en grave riesgo de padecerlocomo consecuencia de alguna negligencia intencionada.
    Abandono físico: situación en que las necesidades físicas básicas del menor, (alimentación, higiene, seguridad, atención médica, vestido, educación, vigilancia…), no son atendidas adecuadamente por ningún adulto del grupo que convive con él.
    Abuso sexual: Cualquier clase de placer sexual con un niño por parte de un adulto desde una posición de poder o autoridad. No es necesario que exista un contacto físico (en forma de penetración o tocamientos) para considerar que existe abuso sino que puede utilizarse al niño como objeto de estimulación sexual, se incluye aquí el incesto, la violación, la vejación sexual (tocamiento/manoseo a un niño con o sin ropa, alentar, forzar o permitir a un niño que toque de manera inapropiada al adulto) y el abuso sexual sin contacto físico (seducción verbal, solicitud indecente, exposición de órganos sexuales a un niño para obtener gratificación sexual, realización del acto sexual en presencia de un menor, masturbación en presencia de un niño, pornografía…)
    Maltrato emocional: Conductas de los padres/madres o cuidadores tales como insultos, rechazos, amenazas, humillaciones, desprecios, burlas, críticas, aislamiento, atemorización que causen o puedan causar deterioro en el desarrollo emocional, social o intelectual del niño.
    Abandono emocional: Situación en la que el niño no recibe el afecto, la estimulación, el apoyo y protección necesarios en cada estadio de su evolución y que inhibe su desarrollo óptimo. Existe una falta de respuesta por parte de los padres/madres o cuidadores a las expresiones emocionales del niño (llanto, sonrisa,…) o a sus intentos de aproximación o interacción.
    Síndrome de Münchhausen por poderes: Los padres/madres cuidadores someten al niño a continuas exploraciones médicas, suministro de medicamentos o ingresos hospitalarios, alegando síntomas ficticios o generados de manera activa por el adulto (por ejemplo mediante la administración de sustancias al niño).
    Maltrato institucional: Se entiende por malos tratos institucionales cualquier legislación, procedimiento, actuación u omisión procedente de los poderes públicos o bien derivada de la actuación individual del profesional que comporte abuso, negligencia, detrimento de la salud, la seguridad, el estado emocional, el bienestar físico, la correcta maduración o que viole los derechos básicos del niño y/o la infancia.

    CONCLUSION:

    *Nos hemos planteado al comienzo del trabajo, que el desarrollo de la personalidad del individuo queda determinado si ésta sufre de algún tipo de maltrato durante su infancia, por ello podemos concluir que la primera etapa de socialización que el niño vive en el núcleo familiar es muy importante para su futura relación con la sociedad.

    *Al igual que todas las sociedades, en el Perú se ha visto diferentes tipos de maltrato infantil, gracias a los tipos de maltratos que se comete

    *El maltrato, además, viola derechos fundamentales de los niños, y por lo tanto, debe ser detenido, y cuanto antes mejor. Mientras el abuso físico imprime un daño visible a la victima, el abuso psicológico refleja daño sobre aspectos psicológicos del individuo tales como su autoestima.

    *Los padres maltratadotes tienden a utilizar en el manejo disciplinario de sus hijos, el castigo físico, ya sea por ignorancia de otras técnicas o porque creen firmemente en el valor de una educación severa.

    *Los niños maltratados del hoy, son los que se convertirán en los adultos problemáticos del mañana. Son quienes estarán a cargo de la sociedad, quienes llevarán adelante grupos y comunidades.

    ALTERNATIVAS DE SOLUCION:

    *Debemos fomentar campañas a favor de las denuncias del maltrato infantil, creando ámbitos adecuados y desarrollando los foros de discusión necesarios en la sociedad.

    *Crear escuelas de padres, para que ellos tomen conciencia de sus actos violentos contra sus propios hijos, y así no caer en el continuismo.

    *Involucrarse con algunas ONG, que presenten proyectos para la creación de casa de hogar donde los niños puedan recuperarse del maltrato que sufrieron con profesionales especialistas que tengan buena voluntad con su labor.

    *Promover el respeto entre los seres humanos, la solidaridad y actitudes no tolerantes frente a la violencia. Promueva y desarrolle habilidades psicosociales y estilos de vida saludables.

  11. La explotación infantil es la utilización, para fines económicos, de menores de edad por parte de adultos y que afecta, como consecuencia, el desarrollo personal y emocional de los menores y el disfrute de sus derechos.
    Prácticamente todos los niños, niñas y adolescentes en el mundo entero llevan a cabo trabajos que son adecuados para su edad y para su grado de madurez. Estos trabajos, la mayor parte de las veces, de ayuda familiar y por tanto no remunerados, son legítimos. Al realizarlos los niños aprenden a asumir responsabilidades, adquieren aptitudes, ayudan a sus familias, incrementan su bienestar y en ocasiones sus ingresos. Con estas actividades los niños, niñas y adolescentes contribuyen a las economías de sus países. Ciertas actividades, como ayudar en las tareas de la casa, en el pequeño negocio o cualquier otra labor ligera, son trabajos de los niños que todo padre o madre alienta.
    Ciertamente no todos los tipos de trabajo realizados por niños y niñas menores de 18 años de edad entran en la categoría de Trabajo Infantil. Pretender otra cosa sería trivializar la genuina privación de sus años de infancia que sufren los millones de niños implicados en el trabajo infantil, que es el que realmente debe abolirse.

  12. comentario :

    En esta entrevista que se le hace a la sociologa y politiloga venezonola elizabeth tinoco es bastante clara en tocar el tema central de la entrevista que es el trabajo infantil , dando estaditscicas latinoamericas e europeas de como este propblema social viene afectando las sociedades de los distintos paises latinoamericanos y que los datos regitrados en la OIT donde labora elizabeth son claros al señalar que las politicas sociales no an sido efectivas en eliminar este problema , que pese que las autoridades de los distintos paises an prestado atencion a este problema aun asi falta muchas acciones conjuntas y en quipo para reducir el empelo infantil en america latina sin duda lo que es deplorable que en pleno siglo XXI aun haiga 1.8 millones de personas sometidas a trabajos esclavisados con pagas miserbales mas aun sin pagas , aun es mas grande la indigancaion cuando son los niños que enves de vivir su mundo de estudiante y jugar con juguetes sea sometido a distintos y rigurosos trabajos.

    hace mecion tambien como viene funcionando las economias de laltinoamerica es una relidad cuando señala que los paises que vienen recuciendo la tasa de informalidad en latinoamerica como uruguay y brasil , otros con un 70% como honduras y paraguay los otros paises en sudamerica van en una escala desigual ay paises que reducen minoritamiente la informalidad como tambien aumentan luego de un tiempo .

    algunos puntos imprtantes de esta lectura :

    La expectativa de crecimiento está desciendo un poco. En diciembre pasado, era del 4% para este año. Algunos optimistas hablan ahora del 3,6%. Otros, del 3,2%. Pero esto todavía no está afectando el empleo. Si la región continúa manteniéndose con un crecimiento por encima del 3%, el desempleo va a ir disminuyendo. El año pasado acabó en el 6,4%. Este año la expectativa es que disminuya al 6,2%. Pero lo más importante es que se genere empleo formal con mayor vigor, y que no siga creciendo la informalidad.

    Hay países que están creciendo por encima del 3% de manera sustantiva, como Panamá, al 10%. Tenemos otros que crecen en una dimensión considerable, del 5% o 6%. Y hay países que crecen con una tasa más baja que en los años anteriores a 2008/2009, como Brasil.

    Ha habido avances en la lucha contra el trabajo infantil. Hay expresiones de voluntad política para abordarla, y hay conciencia en la sociedad civil. Pero no podemos bajar la guardia y necesitamos insistir y ser creativos, porque el trabajo infantil constituye una violación inaceptable de los derechos de niños a ser niños. Cuando las niñas y niños trabajan en vez de ir a la escuela se está hipotecando su futuro al impedir que tengan acceso a las herramientas que necesitarán para conseguir un empleo productivo cuando tengan la edad suficiente, y para ayudar a sus familias a salir de la pobreza. El trabajo infantil es difícil de medir. Los últimos datos nos indican que el número de niños y niñas que trabajan disminuyó en 7 millones entre 2000 y 2008. Pero, según nuestras estimaciones, aún quedan 14 millones de trabajadores infantiles, de los cuales 9 millones realizan trabajos peligrosos o que afectan sus posibilidades de desarrollo. Este año el día mundial contra el trabajo infantil estuvo dedicado al trabajo infantil doméstico.

  13. http://elcomercio.pe/actualidad/1589489/noticia-trabajo-infantil-realidad-que-dejar-vista-como-normal
    quiero hacer un análisis dentro de nuestro país. porque no me atrevo hablar de otros países sin antes aver solucionado nuestros problemas…..
    es cierto que el trabajo infantil es un problema que debemos solucionar desde hace mucho tiempo en nuestro país pero sin embargo las políticas que se crean para solucionar. no lo pueden lograr cuando se habla por ejemplo que cuando se manda a un niño a trabajar es como si estuvieramos hipotecando su futuro… es cierto pues lamentablemente los niños tienen que trabajar porque no cuentan con los recursos necesarios para poder sobrevivir y la única manera de hacerlo es trabajando..
    aora nosotros como parte de la sociedad y como el presente que hacemos… ¿estamos ayudando a erradicar el trabajo infantil? ¿nos identificamos cuando vemos a un niño en las calles?. somos indiferente con esa realidad que esta a nuestro alrededor. lamentablemente el peruano s asi,,, mientras no nos pase a nosotros no sabemos lo que se siente. cuantos niños son explotados en las minerías. el la selva. etc. es por ello que hago un análisis a estas posibles soluciones,

    La agresividad y la informalidad son factores estructurales en nuestra sociedad y hemos podido constatar que tienen origen en el trabajo infantil. las posibles soluciones contribuirá fundamentalmente a acabar con esos yacimientos de agresividad que tienen que ver con la frustración de los niños, niñas que no pueden estudiar. El niño o niña que trabaja y no estudia, cuando crezca no podrá acceder a empleos decentes y trabajará en cualquier cosa. Con estas palabras, el hoy ex Ministro de Trabajo de Perú, Juan Sheput Moore, presentó oficialmente el Plan Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil en el país.

    Elaborado en forma participativa a través de consultas en 12 regiones representativas del país, el Plan incluye un componente de prevención del trabajo infantil especialmente orientado a fortalecer las precarias situaciones económicas, sociales, culturales e institucionales, identificadas como factores que facilitan la inserción prematura de los niños y niñas en el mercado laboral. Se considera además, desarrollar una línea de restitución de derechos para aquellos niños, niñas y adolescentes trabajadores menores de 14 años y para quienes son víctimas de las llamadas peores formas de trabajo infantil, así como la protección y formación del adolescente trabajador, para garantizar su bienestar y el respeto de sus derechos.

    Cambiar la realidad del trabajo infantil en el Perú sí es posible y para ello necesitamos un trabajo sistemático, señaló Sheput Moore. Nosotros ya hemos iniciado acciones, por ejemplo la modificación del Código de la Niñez y Adolescencia para elevar la edad mínima de admisión al empleo a 14 años y adaptar el marco jurídico a los compromisos internacionales. Así mismo, se presentarán iniciativas específicas para acabar de una vez por todas con este flagelo.

    Sobre las penas, el ahora ex Ministro, señaló que habrá sanciones para quienes empleen a niños, niñas y adolescentes, para ello se debe instruir a los inspectores de trabajo, pero destacó que se apostará más por un trabajo preventivo que por la sanción.

    Así lo revelan las acciones articuladas que incluye el Plan en temas como: Sensibilización y comunicación, para fortalecer la conciencia ciudadana, reflexiva, crítica y activa ante el problema del trabajo infantil; legislación, con miras a incorporar normativas de protección al adolescente trabajador y ofrecer un contexto jurídico de control de la explotación laboral de niños y niñas; estadística e investigación, con la idea de producir nueva información y generar más conocimiento relativo al trabajo infantil en los ámbitos nacional, regional y local; políticas sociales y derechos, para desarrollar iniciativas de educación, salud, recreación, promoción del empleo adulto, entre otras, y capacitación y fortalecimiento institucional, con acciones orientadas a mejorar la capacidades de operadores sociales y del aparato institucional público para atender a niños, niñas y adolescentes trabajadores o en riesgo de incorporación.

    El proceso de elaboración del Plan no estuvo exento de contradicciones. Nosotros recibimos visitas de ONGs que nos llamaban a no realizar ni aprobar este Plan y nos daban como ejemplo las labores de pastoreo y el trabajo familiar, expresó Sheput Moore. Analizamos la situación y concluimos que en la medida que las actividades que realicen los niños y niñas no afecten su desarrollo educativo y social, no son materia de acción de este Plan dijo el ex funcionario.

    No se trata tan solo de un Plan, de un documento, tiene que haber una posición activa de todos aquellos que conforman el sector laboral, pues el niño o niña que no tiene oportunidad de estudiar está condenado a un trabajo precario en su vida adulta, señaló el ex Ministro.

    Por su parte, Ricardo Hernández-Pulido, Director de la Oficina Subregional de la OIT para los Países Andinos, expresó que la adopción de este Plan permitirá que todos los esfuerzos de diferentes sectores se puedan coordinar y conjugar para lograr el objetivo que se ha propuesto el Gobierno y llevar a cabo los compromisos internacionales asumidos por el Estado peruano.

    Agregó que la OIT tiene un compromiso decidido y firme con los esfuerzos que está realizando el Perú para brindar oportunidades de desarrollo a los niños, niñas y adolescentes y construir una sociedad democrática en la que impere la paz social.

    El Plan Nacional de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil tendrá sentido, en la medida que se convierta en una conciencia crítica, pues si seguimos indiferentes e insensibles frente a los niños que trabajan, somos cómplices del futuro que tendrán esos niños, niñas y adolescentes, concluyó el ex Ministro de Trabajo de Perú.

  14. El Trabajo Infantil es una de las problemáticas que aquejan a la niñez a nivel mundial; en este sentido surge la necesidad de indagar por qué los niños y niñas. La pobreza se destaca como la razón principal que obliga a los niños a trabajar.
    En los hogares pobres ha puesto en práctica desde 1990 hasta ahora alguna reforma laboral que ha supuesto reducciones de la protección social de los trabajadores, según la OIT. Sin embargo, la organización recuerda que algunos países han dado pasos en sentido contrario para configurar un “mercado laboral más inclusivo” en plena crisis mundial. La OIT señala que en Argentina se adoptaron medidas a favor del empleo a partir de consultas con los diferentes actores sociales y con el objetivo de ampliar la cobertura de la seguridad social. El organismo destaca que el empleo se ha recuperado y la informalidad laboral se ha reducido algo. Brasil es otro ejemplo. En 2009 un consejo multisectorial aprobó medidas para ampliar el seguro de paro y para permitir que las empresas despidieran personal siempre y cuando se hicieran cargo de su capacitación. El desempleo en Brasil ha bajado a niveles previos a la crisis.
    según precisan las Convenciones de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), el trabajo infantil y sus peores formas dañan la salud de los niños, ponen en peligro su educación y conducen a una mayor explotación y abusos UNICEF no pone reparos a que los niños trabajen en sus casas, en las granjas o negocios familiares, siempre y cuando ese trabajo no ponga en peligro su salud y bienestar ni impida que vayan a la escuela y tengan tiempo para jugar capacidad y compromiso de los gobiernos La responsabilidad de cualquier gobierno es proporcionar a los niños y niñas acceso a la educación y responder con medidas prácticas para prevenir el trabajo infantil
    El trabajo infantil siempre va a existir mientras haya pobreza, ya que en un hogar donde haya necesidades todos tendrán que aportar algo incluyendo los niños. El trabajo infantil ha reducido sus cifras durante el paso de los años, sin embargo este problema no se trata de reducir números si no, acabar con él. Los niños no tienen por qué trabajar, ellos deben estar estudiando para poder superarse y así, ir acabando con este problema del trabajo infantil.

  15. Es nuestro continente sudamericano; si bien esta existiendo el crecimiento económicamente para con algunos países que se están industrializándose y otros por vías de sus recursos minerales como el nuestro; todavia sigue exitiendo los fenomenos sociales como son: la delincuencia, mendisidad, etc. Donde todo conyeva a la conclusion de la pobreza y es por ello el pueblo se ve la necesidad a ingeniarselas en cómo el trabajo informal para los aductos; y el trabajo infantil; todo ello porquela distribucion de la ganancia economica no les llega a ese sector de la poblacion por lo tanto ese sector esta creciendo de esta manera en desarmonia, e informal segun a las normas establecidas por el Estado que ejerce y moldea de como debe crecer cada sociedad segun sus leyes de cada Nacion en nuestra region…..

  16. La mayor parte de los países han adoptado leyes que prohíben o imponen severas restricciones al empleo y el trabajo de los niños, en gran medida, impulsados y guiados por normas adoptadas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Pese a estos esfuerzos, el trabajo infantil sigue existiendo a escala masiva y en ocasiones tiene lugar en condiciones deplorables, en particular, en el mundo en desarrollo. Este fenómeno es infinitamente complejo, y a ello se debe que el progreso haya sido lento o aparentemente inexistente. Es imposible hacerlo desaparecer de un plumazo.
    No obstante, la base de una acción determinada y concertada debe ser una legislación en la que se establezca la eliminación total del trabajo infantil como objetivo último de las políticas y que establezca las consiguientes medidas para lograrlo, y en la que se determinen y prohíban de manera explícita las peores formas de trabajo infantil que se han de eliminar como prioridad.
    El trabajo infantil está estrechamente vinculado a la pobreza. Una familia pobre no puede tener los medios de pagar las cuotas escolares u otros gastos inherentes a la educación. Además, la familia puede depender de la contribución que la niña o el niño trabajador aporta al ingreso familiar, y atribuirle más importancia a ese ingreso que a su educación.
    La educación es un elemento decisivo de toda actividad eficaz para erradicar el trabajo infantil. Existen muchas explicaciones del trabajo infantil que guardan relación entre sí. Ningún factor aislado explica plenamente la persistencia del fenómeno ni por qué en algunos casos aumenta. En última instancia, la forma en que diferentes causas interactúan en diferentes niveles entre sí determina si un niño trabajará o no.
    La participación de los niños en la fuerza de trabajo es infinitamente variada y cambiante, y responde a los cambios sociales y del mercado; a ello se agrega la flexibilidad de la enorme y desprotegida potencial fuerza de trabajo infantil. La pobreza y la exclusión social, la movilidad de la mano de obra, la discriminación y la falta de suficiente protección social y de oportunidades de educarse inciden en la situación del trabajo infantil.
    La experiencia ha demostrado que la combinación de crecimiento económico, respeto de las normas del trabajo, educación universal y protección social, junto con una mejor comprensión de las necesidades y derechos de los niños, puede reducir de forma significativa el trabajo infantil, un problema persistente que, incluso si se supera en ciertos lugares o sectores, tenderá a reaparecer en modalidades nuevas y a menudo imprevisibles. La respuesta al problema debe ser tan versátil y adaptable como el propio trabajo infantil. No existen las fórmulas sencillas y rápidas para solucionarlo ni un programa de acción de aplicación universal.
    En el último decenio, el criterio del IPEC respecto de la eliminación del trabajo infantil ha evolucionado gracias a la experiencia que ha adquirido y a las necesidades cambiantes de sus asociados en la asistencia. El programa incorpora una amplia gama de áreas de trabajo contra el trabajo infantil, entre los que cabe citar la investigación y las estadísticas, la cooperación técnica, una unidad de vigilancia y evaluación, servicios de asesoramiento y promoción, y una unidad educativa.
    Al recurrir a la educación como arma de lucha contra el trabajo infantil tanto en entornos formales como no formales el IPEC ha demostrado ser un programa innovador y experimentado. Se ha constatado que este recurso es de suma utilidad en la prevención del fenómeno y la rehabilitación de los niños que solían trabajar. La educación no formal o de transición ha sido provechosa en la rehabilitación de los niños rescatados del trabajo. La educación y la formación profesionales han facilitado las calificaciones necesarias de cara el empleo remunerado, lo cual a su vez contribuye al desarrollo local y nacional. Por otra parte, el IPEC presta asesoramiento técnico y en materia política a los gobiernos, velando por que en las políticas educativas se conceda especial atención a los niños expuestos al riesgo de trabajar

  17. Además de la falta de empleo, otro de los problemas que enfrenta nuestro país, es que debido a los bajos salarios, la mayoría de las personas no alcanzan a cubrir las necesidades de manutención de sus hogares. Lo anterior origina que los niños ingresen a sub empleos que les permitan ayudar y, en ocasiones, ser el único sostén familiar. Los niños que trabajan no tienen, en la mayoría de los casos, las protecciones que por la ley tiene cualquier trabajador, como un salario justo. Además de esto, abandonan sus estudios, dejando así la oportunidad e mejorar su condición económica futura.
    Debido al elevado desempleo que hay en nuestro país muchas personas, entre ellas muchos niños, son sub empleadas, es decir, se dedican a actividades en las que no tienen que pagar impuestos ni tienen un lugar fijo para trabajar; tampoco tienen prestaciones sociales, como servicios médicos, vacaciones o aguinaldo.
    El trabajo infantil arranca de raíz toda posibilidad de futuro para nuestros niños y niñas, los excluye de la educación, los aleja de toda probabilidad de desarrollo intelectual, les quita el derecho al esparcimiento, a la educación, a la inocencia y, sobre todo, vulnera su integridad como sujetos plenos de derechos”
    La propagación de niños trabajadores ha sido presente a lo largo de los tiempos, pero ciertos factores económicos y sociales aumentaron el problema en Ecuador desde los años 80. Mientras la mayoría de los países “industrializados” han realizado reformas sociales prohibiendo el trabajo de menores, muchos países subdesarrollados no tienen los fondos para hacer los cambios legales necesarios ni los recursos para aplicar de hecho estos cambios para poner freno al problema del trabajo de menores, por la migración urbana, los niños trabajadores aumentaron cada vez más en las calles de muchas ciudades de América Latina. Muchos son hijos de padres pobres del campo quienes migraron a las ciudades para buscar trabajo y soñar con oportunidades.
    se debería combatir contra este gran problema, ya que los niños son el futuro de lo paises y se le deberia brindar los mejores cuidados posible.
    Rondón Ruíz Melissa

  18. Brasil encabeza la tasa de trabajo infantil en Latinoamérica, donde unos 14 millones de menores se ven obligados a desempeñar labores para aportar al sustento familiar, seguidos de Perú, México y Colombia, reportó la OIT.

    De acuerdo con un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), divulgado este miércoles con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, la cifra equivale a alrededor del 10 por ciento de la población infantil y adolescente de la región.

    La Oficina de la OIT para América Latina y el Caribe precisó que, de ese total, nueve millones de niños y niñas realizan trabajos peligrosos, equivalente a siete por ciento de la población infantil y adolescente.

    Brasil, Perú, México y Colombia concentran el mayor número de menores que trabajan a nivel latinoamericano, aunque el fenómeno también afecta con fuerza a países como Bolivia, en especial debido a la presencia de comunidades indígenas.

    Según el organismo internacional, esto se debe a que los niños y niños indígenas se integran tempranamente a la fuerza de trabajo, en detrimento de su formación escolar, por considerar que asistir a los colegios conlleva un riesgo de “asimilación cultural”.

    Un flagelo que concita especial preocupación para la OIT es el tema del trabajo infantil doméstico (al interior del hogar), lo que a nivel mundial afectaría a 10.5 millones de menores, de los cuales se estima que el 71 por ciento son niñas.

    De acuerdo con el informe titulado “Erradicar el trabajo infantil en el trabajo doméstico”, estos menores trabajan en hogares de terceros o de un empleador, y realizan tareas como limpiar, planchar, cocinar, jardinería, recolectar agua, cuidar de otros niños o de ancianos.

    “Vulnerables a la violencia física, psicológica y sexual, y expuestos a condiciones de trabajo abusivas, con frecuencia están aislados de sus familias, ocultos a la mirada pública, y llegan a ser muy dependientes de sus empleadores”, indicó el texto.

    La directora de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco, advirtió que el trabajo doméstico infantil es difícil de medir, pero destacó que en la región habría al menos dos millones de niños y niñas involucrados en esta práctica.

    La Encuesta de Hogares de Brasil de 2011 reveló que más de 250 mil niños están involucrados en el trabajo doméstico en hogares de terceros en ese país, de los cuales 67 mil tienen entre 10 y 14 años de edad, y 190 mil entre 15 y 17 años.

    Aunque la OIT destacó los avances que han realizado los países latinoamericanos para erradicar el problema, alertó que aún queda mucho por hacer en la materia, sobre todo considerando los nueve millones de menores que aún trabajan en la región.

    En esa perspectiva, bloques como el Mercado Común del Sur (Mercosur) han impulsado iniciativas para coordinar políticas para abolir este flagelo, como la II Conferencia contra el Trabajo Infantil que fue realizada en noviembre pasado en Porto Alegre, Brasil.

    En la oportunidad, el director adjunto de la Oficina de la OIT en Brasil, Stanley Gacek, dijo que “a pesar de los esfuerzos de mejoras legislativas, políticas y sociales, niñas, niños y adolescentes siguen dejando las aulas y comprometiéndose con el trabajo”.

  19. Existen diferencias considerables entre las numerosas formas de trabajo realizadas por niños. Algunas son difíciles y exigentes, otras, más peligrosas e incluso reprobables desde el punto de vista ético. En el marco de su trabajo, los niños realizan una gama muy amplia de tareas y actividades.
    No todas las tareas realizadas por los niños deben clasificarse como trabajo infantil que se ha de eliminar. Por lo general, la participación de los niños o los adolescentes en trabajos que no atentan contra su salud y su desarrollo personal ni interfieren con su escolarización se considera positiva. Entre otras actividades, cabe citar la ayuda que prestan a sus padres en el hogar, la colaboración en un negocio familiar o las tareas que realizan fuera del horario escolar o durante las vacaciones para ganar dinero de bolsillo. Este tipo de actividades son provechosas para el desarrollo de los pequeños y el bienestar de la familia; les proporcionan calificaciones y experiencia, y les ayuda a prepararse para ser miembros productivos de la sociedad en la edad adulta.

    El término “trabajo infantil” suele definirse como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.

    Así pues, se alude al trabajo que:

    es peligroso y prejudicial para el bienestar físico, mental o moral del niño; e
    interfiere con su escolarización puesto que:
    les priva de la posibilidad de asistir a clases;
    les obliga a abandonar la escuela de forma prematura, o
    les exige combinar el estudio con un trabajo pesado y que insume mucho tiempo.
    En las formas más extremas de trabajo infantil, los niños son sometidos a situaciones de esclavitud, separados de su familia, expuestos a graves peligros y enfermedades y/o abandonados a su suerte en la calle de grandes ciudades (con frecuencia a una edad muy temprana). Cuándo calificar o no de “trabajo infantil” a una actividad específica dependerá de la edad del niño o la niña, el tipo de trabajo en cuestión y la cantidad de horas que le dedica, las condiciones en que lo realiza, y los objetivos que persigue cada país. La respuesta varía de un país a otro y entre uno y otro sector.
    Aunque el trabajo infantil adopta muchas formas diferentes, una prioridad es la eliminación inmediata de sus peores formas de trabajo infantil según la definición del Artículo 3 del Convenio núm. 182 de la OIT:

    a) todas las formas de esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, como la venta y la trata de niños, la servidumbre por deudas y la condición de siervo, y el trabajo forzoso u obligatorio, incluido el reclutamiento forzoso u obligatorio de niños para utilizarlos en conflictos armados;

    b) la utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la prostitución, la producción de pornografía o actuaciones pornográficas;

    c) la utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la realización de actividades ilícitas, en particular la producción y el tráfico de estupefacientes, tal como se definen en los tratados internacionales pertinentes, y

    d) el trabajo que, por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo, es probable que dañe la salud, la seguridad o la moralidad de los niños.

    El trabajo que pone en peligro el desarrollo, físico, mental o moral del niño, sea par su naturaleza o por las condiciones en las que se efectúa, es denominado “trabajo peligroso”.

  20. El concepto de trabajo infantil, la comprensión de las causas que lo originan y la búsqueda de mecanismos para erradicarlo, son temas que han generado un gran interés de académicos, funcionarios públicos, organizaciones sociales, grupos defensores de derechos humanos y de la infancia, y especialistas en la materia tanto a nivel nacional como internacional. La gama tan amplia de concepciones sobre trabajo infantil comprende desde aquellas que lo definen como un proceso favorecedor para la socialización de niños y niñas, no sólo porque fomenta la cooperación y solidaridad, sino también porque los provee de destrezas habilidades y experiencias para un futuro. Hay quienes sostienen que es una grave violación a los derechos elementales de la infancia (vivir y disfrutar la infancia). La vasta cantidad de estudios realizados en torno a ésta problemática refleja claramente la complejidad que existe tanto en la compresión y abordaje del fenómeno, como también en los distintos factores que en él influyen; así, debe definirse con exactitud los rangos de edad en los que se ubica la infancia, niñez o adolescencia del menor trabajador1 y, en segundo lugar, el trabajo que desempeñan o la labor o actividad que realizan. También es recomendable identificar entre “niño o niña”, ya que a partir de ahí se establecen las mediciones claras con respecto a la acción pública.
    Otra de las dificultades que se enfrentan para la delimitación del trabajo infantil es la definición propia de lo que es el trabajo. Por esta razón se exponen las diferentes definiciones de trabajo infantil con respecto de cada organización, en América latina son miles los niños y niñas que carecen de cuidados parentales al no tener garantizada la condición básica del desarrollo infantil: la pertenencia a un grupo que sea capaz de reconocerlos en su singularidad, a la vez que les brinde afecto y respete y satisfaga todos sus derechos. Los niños, niñas y adolescentes que por diversas razones viven sin el cuidado de sus padres o los que están en riesgo de perderlo son los más expuestos a la pobreza, discriminación y exclusión, factores que, a su vez, pueden hacerlos más vulnerables al abuso, explotación y al abandono. A través de esta publicación se intenta hacer visible la realidad en la que viven miles de niños, niñas y adolescentes en Latinoamérica y de esta forma dar a conocer a distintas organizaciones, instituciones, gobiernos y a la sociedad civil sobre la situación de los mismos. Asimismo esta publicación refuerza el principio de cooperación y nuestro convencimiento de que este camino no podemos transitarlo solos; sino que es en alianza con los estados, las distintas organizaciones y la sociedad civil además de los propios involucrados y comunidades que lograremos tener un mayor impacto.
    Es importante abarcar este tema en toda su complejidad y diversidad: ya que existe una numerosa cantidad de niños(as) que han perdido o están en riesgo de perder sus estudios, estos niños deben vivir en un ambiente saludable donde exista amor, comprensión, respeto y sobre todo donde los niños solo deben dedicarse a estudiar, jugar, y sus padres los inculquen valores, para que su desarrollo sea satisfactorio y en un futuro sean ciudadanos de bien y que contribuya por el bien de la sociedad.
    Este aspecto tiene diversas dimensiones a tener en cuenta. En los sectores más pobres de la población está fuertemente vinculado a la necesidad de subsistencia, y como integrantes de la familia, los niños salen a buscar la forma de subsistir diariamente.
    Sin embargo, el trabajo infantil está naturalizado y aceptado como parte de la economía familiar en ciertos sectores en los que las situaciones son menos críticas: tal es el caso de las zonas rurales donde la mayoría se concentra en el trabajo agropecuario, en ocupaciones tales como recolección, siembra, venta de productos agrícolas y cuidado de animales. También existe en la región una aceptación cultural muy importante sobre el trabajo doméstico de los menores de edad, tanto en el seno de la propia familia como en otros hogares.
    Sin embargo la pobreza no sólo afecta a la niñez mediante formas prematuras y abyectas de inserción laboral que constituyen lo que el UNICEF ha descrito como “infancia robada”. La pobreza descarga sus mayores perjuicios en hogares desintegrados, en niños no reconocidos, en quienes sufren abandono afectivo, en las víctimas de distintas formas de violencia y abusos sexuales intrafamiliares, en los que están expuestos a violencia de la calle, al pandillerismo, a la drogadicción, a la explotación sexual, y al maltrato y discriminación. No son estas patologías sociales exclusivas de los hogares más pobres y vulnerables -algunas de ellas no conocen diferencias de estratos sociales-, pero sí es en éstos donde cobran una dimensión mucho mayor.
    Por razones de género, la suerte de los niños y de las niñas necesariamente varía. También se advierten diferencias entre áreas urbanas y rurales, por regiones geográficas y países; entre etnias o culturas. Por ese motivo, es acertado emprender acciones específicas en cada caso. No es sólo el gasto social y la orientación y eficiencia de las políticas públicas que atienden diferenciadamente a estos sectores, sino que son los propios ingresos familiares -a su vez, determinados por estas diferencias- los que las reproducen, dentro del “círculo vicioso de la pobreza”.
    La provisión de servicios básicos urbanos, en detrimento de áreas rurales y apartadas, a veces inaccesibles, genera en sí disparidades abismales de esperanza de vida al nacer. Además, por una acendrada cultura machista, las expectativas son mayores respecto del niño que de la niña. En consecuencia, el trato de ambos también es diferente, y ello refuerza las disparidades. Si bien el acceso a la higiene, la nutrición, la salud y la escuela -que tienden a cubrir crecientemente los gastos sociales básicos- forman parte del síndrome de la pobreza, la falta de un apellido, de una identidad, de una nacionalidad, de justicia, de participación ciudadana, en suma, de visibilidad social, son elementos que configuran una débil inserción en la sociedad.

  21. En América latina son miles los niños y niñas que carecen de cuidados parentales al no tener garantizada la condición básica del desarrollo infantil: la pertenencia a un grupo que sea capaz de reconocerlos en su singularidad, a la vez que les brinde afecto y respete y satisfaga todos sus derechos. Los niños, niñas y adolescentes que por diversas razones viven sin el cuidado de sus padres o los que están en riesgo de perderlo son los más expuestos a la pobreza, discriminación y exclusión, factores que, a su vez, pueden hacerlos más vulnerables al abuso, explotación y al abandono. A través de esta publicación se intenta hacer visible la realidad en la que viven miles de niños, niñas y adolescentes en Latinoamérica y de esta forma dar a conocer a distintas organizaciones, instituciones, gobiernos y a la sociedad civil sobre la situación de los mismos. Asimismo esta publicación refuerza el principio de cooperación y nuestro convencimiento de que este camino no podemos transitarlo solos; sino que es en alianza con los estados, las distintas organizaciones y la sociedad civil además de los propios involucrados y comunidades que lograremos tener un mayor impacto.
    Es importante abarcar este tema en toda su complejidad y diversidad: ya que existe una numerosa cantidad de niños(as) que han perdido o están en riesgo de perder sus estudios, estos niños deben vivir en un ambiente saludable donde exista amor, comprensión, respeto y sobre todo donde los niños solo deben dedicarse a estudiar, jugar, y sus padres los inculquen valores, para que su desarrollo sea satisfactorio y en un futuro sean ciudadanos de bien y que contribuya por el bien de la sociedad.
    Este aspecto tiene diversas dimensiones a tener en cuenta. En los sectores más pobres de la población está fuertemente vinculado a la necesidad de subsistencia, y como integrantes de la familia, los niños salen a buscar la forma de subsistir diariamente.
    Sin embargo, el trabajo infantil está naturalizado y aceptado como parte de la economía familiar en ciertos sectores en los que las situaciones son menos críticas: tal es el caso de las zonas rurales donde la mayoría se concentra en el trabajo agropecuario, en ocupaciones tales como recolección, siembra, venta de productos agrícolas y cuidado de animales. También existe en la región una aceptación cultural muy importante sobre el trabajo doméstico de los menores de edad, tanto en el seno de la propia familia como en otros hogares.

  22. Prácticamente todos los niños, niñas y adolescentes en el mundo entero llevan a cabo trabajos que son adecuados para su edad y para su grado de madurez. Estos trabajos, la mayor parte de las veces, de ayuda familiar y por tanto no remunerados, son legítimos. Al realizarlos los niños aprenden a asumir responsabilidades, adquieren aptitudes, ayudan a sus familias, incrementan su bienestar y en ocasiones sus ingresos. Con estas actividades los niños, niñas y adolescentes contribuyen a las economías de sus países. Ciertas actividades, como ayudar en las tareas de la casa, en el pequeño negocio o cualquier otra labor ligera, son trabajos de los niños que todo padre o madre alienta.

    De esta afirmación se desprende que cuando hablamos de trabajo infantil no nos estamos refiriendo al tipo de actividades arriba enunciadas. Ciertamente no todos los tipos de trabajo realizados por niños y niñas menores de 18 años de edad entran en la categoría de Trabajo Infantil. Pretender otra cosa sería trivializar la genuina privación de sus años de infancia que sufren los millones de niños implicados en el trabajo infantil, que es el que realmente debe abolirse.

  23. Demasiados niños en el mundo siguen siendo víctimas del trabajo infantil, lo que pone en peligro tanto su futuro individual como nuestro futuro colectivo.
    Unos 14 millones de niños, niñas y adolescentes aún trabajan en nuestra región y entre ellos hay quienes realizan actividades peligrosas o son víctimas de otras peores formas de trabajo infantil. Mientras unos cuantas decenas de miles de políticos latinoamericanos no solo no trabajan, sino qué se roban todo el dinero de los niños qué trabajan y el de sus padres también. Esa es la realidad en Latinoamérica y es mucho peor de lo qué pinta la Sra. Tinoco. El peor problema de Latinoamérica es la absoluta corrupción que impera, en mayor o menor medida, en todos los países. Con picos en Perú, Argentina y México, se practica en todo el continente. De hecho, los políticos hacen obra pública con el solo fin de enriquecerse sin riesgo alguno, nunca para mejorar la vida de la gente. En la ciudad donde vivo, la pavimentación de una sola cuadra, puede costar 500.00 US$. Nunca se licita nada, toda la obra pública es para los compinches del partido de turno. Ejemplo, la construcción, de un edificio de una sola planta, para centro de convenciones, de unos 600 m cuadrados y, de hecho, solo un galpón, costó 10 millones de US$. Todo lo hecho por el Estado debe costar, mínimamente entre 5 y 10 veces el costo normal. Los partidos de izquierda siguen con su cantaleta en contra del imperialismo y del capitalismo, olvidando que en LA nunca hubo capitalismo, ni lo habrá, al paso que se va.
    Una de las características fundamentales del trabajo infantil en la región es su concentración en las zonas rurales y un grupo particularmente afectado lo constituye la población indígena. Las tasas de trabajo infantil entre ellos son significativamente superiores a los promedios nacionales.
    Otra característica son las grandes diferencias en la participación de niños y niñas. Para la mayoría de los países, en el rango de 7 a 14 años de edad, la proporción de niños es más del doble que la de niñas en este mismo grupo etario. Esta brecha se explica principalmente por la mayor participación de niños en el trabajo en el sector agrícola.
    Sin embargo, el hecho de que –aparentemente- menos niñas trabajen no significa que haya más niñas que asistan a los centros educativos, ya que muchas de ellas participan en actividades domésticas en su propia casa o en hogares de terceros lo que las priva de la escuela y contribuye a perpetuar patrones discriminatorios basados en el género.
    El trabajo infantil es un fenómeno que genera consecuencias en el desarrollo personal. El impacto de la entrada temprana al mundo del trabajo aleja de la educación y capacitación necesarias para que los niños, sus familias y sus comunidades progresen y se puedan iniciar itinerarios de trabajo decente, profundizando –así- las desigualdades sociales.
    Además la persistencia del trabajo infantil en América Latina y el Caribe mina la gobernabilidad democrática, puesto que la construcción de sistemas políticos representativos y pluralistas, exige equidad e igualdad de oportunidades desde la infancia.

  24. podemos indicar que el trabajo infantil no es generalmente una ocupación de la niñez abandonada o de menores que se hayan fugado de su casa. Los que trabajan son niños que van a la escuela, salen a las calles o talleres a laborar y retornan a sus hogares para dormir. Esta situación sugiere distintos procesos de socialización entre los trabajadores y aquellos institucionalizados o que viven en las calles.
    Naturalmente, las condiciones actuales del trabajo infantil deberían modificarse sustancialmente, pues constituyen un factor negativo para su pleno desarrollo.
    que podemos hacer para tratar de solucionar este problema. fundamentalmente a mejorar los niveles de empleo y las remuneraciones de la población en edad de trabajar, y forjar así las premisas económicas básicas para ir disminuyendo progresivamente la participación temprana de niños y adolescentes en ocupaciones nocivas para su salud y su desarrollo.
    Lo ideal sería que los niños y adolescentes reciban una educación verdaderamente fundada en el trabajo, incorporando los aspectos formativos de éste dentro de la enseñanza escolarizada. Así, el trabajo en lugar de ser una opción de sobrevivencia para “los niños pobres”, podría ser una alternativa educativa constructiva y liberadora que beneficiaria y comprometería a todos.
    Asimismo, no se debe retroceder en la exigencia del cumplimiento de las normas que protegen actualmente al trabajador infantil.
    Luchemos contra el trabajo infantil, y apoyemos a las instituciones que se encargan de prevenirla.

  25. la OIT esta lanzando campañas para poner en alto el trabajo infantil. podemos indicar que ha realizado una campaña de movilización mundial para contribuir con la eliminación del trabajo infantil.
    Ademas de todo esto podemos acotar que la mitad de los niños trabajadores están atrapados en las peores formas de trabajo infantil. Trabajan en los campos, las minas o en las fábricas y pueden ser víctimas de abuso sexual, explotados en el tráfico de drogas o forzados a enrolarse en milicias o ejércitos. estos casos no solo suceden en latino américa, sino también a nivel mundial.
    La OIT trabaja para liberar a millones de estos niños y nuestra ayuda puede serles útil.

  26. este tema del trabajo infantil es un problema muy grave que pasan nuestros niños, que son el futuro de la sociedad.
    vemos que todo estas consecuencias pues trae la pobreza, los niños trabajan para ayudar a sus familias, en algunos casos, en otros,solo se aprovechan de su humildad y su inocencia.
    existen instituciones que se encargan de este tema, como es la OIT.

  27. El trabajo infantil es una triste y cotidiana realidad en nuestros países latinoamericanos y lo peor es que a veces estamos tan acostumbrados a ello que lo vemos y no nos damos cuenta o quizá no aceptamos la realidad en la que vivimos.

    • Por causa de la pobreza, muchos niños se ven obligados a trabajar o mejor dicho son obligados a trabajar, ya que ellos (as) no están preparados para este tipo de esfuerzos físicos dada la naturaleza frágil de su cuerpo y de su mente.
      La explotación infantil es un hecho que afecta a niños y niñas en el Perú, y se presenta cada vez más alarmante. Estos menores de edad trabajan en micro empresas, talleres informales, fábricas de textiles, minería informal (ver en YouTube: Minería Informal explota niños 1/5 (Cuarto Poder 10-06-07).
      El trabajo infantil es todo tipo de actividad laboral que obstaculiza el desarrollo integral de los menores, perjudicando su bienestar y comprometiendo su educación. No sólo son actividades remuneradas o productivas, también son las no remuneradas como el trabajo doméstico; interfiere con su escolarización, privándoles de la oportunidad de ir a la escuela u obligándolos a abandonar las aulas.
      Les exige que intenten combinar la asistencia a la escuela con largas jornadas de trabajo pesado, el cual impide el pleno goce de su infancia y a la Educación que es una posibilidad de salir de este círculo; Consecuentemente, estos niños están condenados a ser pobres de por vida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s