Los pioneros de la demanda: Guillermo Faura y Juan Miguel Bákula. Ángel Páez. La República, 24/01/2014

Fuente: La República

Guillermo Faura Gaig

Guillermo Faura Gaig
Foto: Centro Naval del Perú

Hace tres décadas el vicealmirante escribió un libro en el que documentalmente demostró la inexistencia de límites marítimos. Junto con el embajador Juan Miguel Bákula, tendría un papel clave en el desarrollo de los acontecimientos que derivaron en la demanda del Perú contra Chile ante la Corte de La Haya.

Hace 36 años, el primero en fundamentar y plantear la necesidad de fijar los límites marítimos entre Perú y Chile fue el vicealmirante Guillermo Faura Gaig (1918-2004). En un libro que firmó exactamente el 30 de mayo de 1977, El mar peruano y sus límites, Faura advirtió que para Chile no había nada que discutir al respecto y recomendó que Perú debía recurrir a la Corte de La Haya, como una de las principales opciones. Incluso los especialistas chilenos en el tema reconocen que la representación peruana que sustentó la demanda ante la Corte Internacional de Justicia recoge varios de los planteamientos que formuló el vicealmirante Faura. Pero en el país poco o nada se habla del aporte sustantivo del alto oficial de la Marina.

“Raro olvido el de Faura”, escribió el diplomático y periodista José Rodríguez Elizondo: “Tres décadas largas después (de la publicación de su libro), el equipo peruano en La Haya está ejecutando esas tesis (de Faura)”.

En el documentado, prolijo e incisivo libro El mar peruano y sus límites, que publicó con su propio peculio, Guillermo Faura demandó al gobierno la definición de la frontera marítima. Lo hizo en el contexto del Acuerdo de Charaña, suscrito por los presidentes de Bolivia, el general Hugo Banzer, y de Chile, Augusto Pinochet, el ocho de febrero de 1975, que buscaba una salida al mar para el país altiplánico. Pero necesitaban la conformidad del presidente del Perú, general Francisco Morales Bermúdez.

“Las noticias de prensa y declaraciones oficiales dan cuenta de la estrecha relación entre los gobiernos militares de nuestro país (general Francisco Morales Bermúdez) y de Chile (general Augusto Pinochet) que permitiría el diálogo y conversaciones que lleguen a dar una solución justa y equitativa al asunto”, escribió Faura: “El interés de la Nación por encima de cualquier otra consideración, reclama corregir nuestra delimitación marítima”.

Desde esa época, Chile  afirmaba que los acuerdos suscritos con Perú –la Declaración sobre Zona Marítima, de 1952, y el Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima,  de 1954– expresaban el reconocimiento de la delimitación marítima existente. Valiéndose de documentos oficiales de ambas naciones, Guillermo Faura escribió: “(Los acuerdos de 1952 y 1954) no constituyen un pacto, convenio o tratado de los límites marítimos”. En consecuencia, el Perú debía demandar a Chile un acuerdo definitivo al respecto.

EL APOYO DE BÁKULA

El historiador Antonio Zapata destacó el papel pionero del vicealmirante Guillermo Faura respecto a los planteamientos que ahora el Perú sustenta ante La Haya. “Faura escribió el primer libro peruano que plantea el tema de la frontera marítima con Chile. Faura conocía hondamente el caso porque fue parte de la representación peruana ante la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, que se inició en diciembre de 1973. Junto con Faura participó el embajador Juan Miguel Bákula, que tendría una función clave en el desarrollo de los acontecimientos que derivaron en la demanda del Perú contra Chile ante La Haya”, dijo Zapata.

El ex comandante general de la Marina y miembro de la Comisión Consultiva ad hoc del Ministerio de Relaciones Exteriores sobre Delimitación Marítima con Chile, el vicealmirante Carlos Gamarra Elías, destacó el papel del vicealmirante Faura. “Aunque se hicieron estudios sobre la frontera marítima con Chile, los que fueron de uso interno y no público, el libro de Guillermo Faura en su momento ofreció importante aporte de información sobre la materia que lo reconocen tanto peruanos como chilenos. En parte, sus planteamientos se reflejan en la demanda ante La Haya”, señaló el vicealmirante Gamarra.

Probablemente el polémico papel que cumplió el vicealmirante Guillermo Faura durante el régimen del general Juan Velasco Alvarado explicaría por qué se le menciona poco o nada en relación al empeño del Perú para definir la frontera marítima con Chile.
Nacido el 30 de mayo de 1918, en Tarma, Junín, Guillermo Faura fue designado ministro de Marina y comandante general de la Marina por el general Velasco, el primero de enero de 1975. Hasta entonces había asumido cargos como director de Inteligencia de la Marina, comandante de la Fuerza Fluvial del Amazonas, director de la Escuela Superior de Guerra Naval y comandante general de la Fuerza Naval del Pacífico.

FIRME POSICIÓN

Había un sector de la oficialidad de la Marina opuesto a la designación de Faura no solo porque había otros que lo antecedían –y fueron pasados al retiro–, sino porque “El Chinche” Faura, como lo conocían en la institución, compartía el pensamiento del jefe de Estado. Horas después de la juramentación de Faura, una bomba estalló en su casa, a las tres de la mañana del dos de enero de 1975.

Medio año después, el 25 de junio, la flota naval se amotinó y pidió la salida de Faura. De acuerdo con su versión, se trataba de una maniobra para dar un golpe a Velasco. “El hecho de que no pudieran acusarme de nada en particular demuestra el carácter subalterno del motín, pero su significado fue totalmente político y respondía plenamente a la estrategia de Morales Bermúdez. Su gran obstáculo era mi convicción revolucionaria”, le dijo Faura a la periodista María del Pilar Tello, en 1983: “Considero que mi salida abrió las puertas a Morales Bermúdez para dar el golpe dos meses después y derrocar a Velasco”. Efectivamente ocurrió el 29 de agosto de 1975.

El cuatro de abril de 1976, otro explosivo dañó la casa de Faura, lo que resultó un indicativo de que no le perdonaban su actuación en el régimen de Velasco. Pero continuó en la redacción de lo que sería el libro  El mar peruano y sus límites. Como integrante de la Comisión Asesora del Ministerio de Relaciones Exteriores en Asuntos del Mar y miembro de la delegación peruana en las Conferencias de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, entre 1969 y 1975, el vicealmirante tuvo acceso a información privilegiada.

Además trabajó hombro a hombro con el embajador Juan Miguel Bákula, quien el 23 de mayo de 1986, reunido con el canciller chileno Jaime Del Valle, planteó la negociación de un tratado de límites marítimos. En esa ocasión el embajador peruano entregó a Del Valle lo que se conoce como el “Memorándum Bákula”, que en unos de sus párrafos propone a Chile: “Una de las cuestiones que merece inmediatamente nuestra atención es la delimitación oficial y definitiva de los espacios marítimos que reflejan la proximidad geográfica del Perú y Chile y que son, desde hace mucho tiempo, objeto de una acción conjunta fructífera”. Se trataba de lo mismo que Faura fundamentó en su libro.

Si algo motivó a Guillermo Faura a escribir su libro fue que el gobierno de Morales Bermúdez modificara la posición del Perú sobre el mar. El nueve de octubre de 1977, Guillermo Faura denunció el cambio en una carta pública. No pasó mucho tiempo para que llegaran las represalias. El 25 de mayo de 1978, el general Morales Bermúdez deportó a Argentina a Guillermo Faura y a un grupo de dirigentes izquierdistas y periodistas opositores. El tiempo le daría la razón a Faura. Hoy sus argumentos son debatidos en La Haya.

¿ES POSIBLE QUE LOS CHILENOS NO LEYERAN EL LIBRO DE FAURA?

El internacionalista chileno José Rodríguez Elizondo dedica un amplio espacio al papel protagónico del vicealmirante Guillermo Faura en el libro De Charaña a La Haya.

“Para el peruano medio de hoy, el almirante Guillermo Faura solo existió como actor político… y efímero. Los viejos periodistas lo recuerdan como miembro de la Junta Militar del gobierno de Juan Velasco Alvarado. (…) La atención focalizada en su breve protagonismo político oculta su importancia como intelectual naval. (…)”, describe con conocimiento de causa José Rodríguez, quien trabajó en la revista Caretas entre los 70 y 80.

“Faura concluyó que el statu quo marítimo chileno-peruano debía ser cuestionado, y así lo planteó en las 335 páginas de su libro El mar peruano y sus límites, aparecido en 1977 y destinado a convertirse en plataforma jurídica, política y oceanográfica de todos los estudios que vinieron en su línea. Sobre todo de los que no lo citan”, señaló Rodríguez.

“Consta que el libro de Faura fue comprado por la embajada chilena en Lima y distribuido a dependencias ministeriales con los respectivos oficios conductores. Sin embargo, no se conoce reacción alguna. (…) ¿Es posible que nadie lo leyera?”, concluye con ironía.

CLAVES

Estudios. Luego de pasar al retiro, Guillermo Faura continuó con sus estudios de  Humanidades con mención en Historia en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Graduación. Para graduarse, presentó la tesis “Negociaciones diplomáticas entre Perú y Chile (1884-1901)” en 1988.

libros. También es autor de Los ríos de la Amazonía peruana (1964). Y dejó inconcluso: La mediterraneidad de Bolivia, en que también se trata el tema de la delimitación marítima.

NAVAL. Guillermo Faura perteneció a la Promoción 1935 de la Escuela Naval del Perú. Falleció en Lima el 11 de febrero del 2004, a los 85 años de edad.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s