“una concepción mesiánica de la política”. JOSÉ LUIS BARBERÍA – El País – Domingo – 20/11/2011

“¡Dios, patria, Yunque!”

Es el grito de iniciación de un grupo constituido por “mitad monjes, mitad soldados, ávidos de poder”, cuenta a EL PAÍS uno de sus antiguos miembros. La Iglesia dice que no hay peligro

Acepto integrarme a la organización nacional del Yunque asumiendo la lucha por el reinado de Cristo en España como actividad primordial de mi vida. Juro guardar la más absoluta reserva sobre la existencia de la organización, sobre sus integrantes, acciones y estrategias. Juro también obedecer a sus mandos y ejercer responsablemente como jefe cuando así me fuera indicado. Juro como caballero cristiano defender aun a costa de mi vida este instrumento que Dios nos ha dado para instaurar su reinado en la Tierra”. Sentado a la mesa de una cafetería madrileña, este antiguo activista del Yunque, una organización secreta supuestamente enraizada en numerosos movimientos de la ultraderecha española, recita de corrido el juramento de fidelidad que prestó años atrás y le cambió su vida. Sigue leyendo

Anuncios

La tumba del líder es un mensaje. M. ANTONIA SÁNCHEZ-VALLEJO – El País – 29/10/2011

El mausoleo de Néstor Kirchner, ejemplo de pompa funeraria con interés político – El culto a la personalidad permite la pervivencia del sistema

Mineros sacan en procesión una estatua de Néstor Kirchner

Un grupode mineros saca en procesión en Buenos Aires una estatua de Néstor Kirchner.- A. ARCE (REUTERS)

Desde las pirámides de Egipto al mausoleo de quien fuera presidente argentino entre 2003 y 2007, Néstor Kirchner, pasando por las tumbas de Lenin, el vietnamita Ho Chi Minh o el icono revolucionario Che Guevara, los sepulcros donde reposan los líderes políticos suelen revestir una apariencia tan poderosa como lo fuera en vida la dimensión del personaje. Salvo contados casos de sepelios secretos (el libio Muamar el Gadafi en un lugar desconocido del desierto, o el líder de Al Qaeda Osama bin Laden en el mar), la pompa que rodea los ritos funerarios de las personalidades políticas se trasluce también en su última morada: mármol, granito y apariencia colosal son la norma, como los 11 metros de altura del panteón de pórfido patagónico e iluminación led del marido de la actual presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, por citar solo el último ejemplo incorporado a la iconografía funeraria mundial. Porque los mausoleos de grandes líderes son, más que tumbas que cobijan despojos, una representación a la medida -muchas veces ampliada- del propio régimen o sistema político del fallecido. Una foto fija ante el vendaval de la historia. Sigue leyendo